La revista nacional ‘Reumatología Clínica’, y la internacional, ‘Journal of Infectious Diseases & Travel Medicine‘, han publicado una nueva línea de trabajo seguida desde el servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla), basada en el uso de fármacos inmunomoduladores en pacientes COVID-19 ingresados con actividad inflamatoria. En concreto, se ha encontrado que la misma puede mostrar beneficios en estos pacientes.

Para ello, este servicio comenzó a trabajar en dos fármacos inmunomoduladores llamados anakinra y canakinumab, que bloquean una de las citoquinas más comunes en la tormenta molecular que se genera en la infección por COVID-19: la interleukina IL-1.

Utilizar cualquiera de los dos fármacos propuestos ha demostrado en la práctica clínica buenos resultados en pacientes ingresados con alta actividad inflamatoria, ya que ha mejorado el deterioro de la función pulmonar y ha evitado, en algunos casos, la necesidad de ventilación mecánica. Gracias a esta línea de investigación, clínicos del servicio han intervenido en la creación de los protocolos de los ensayos clínicos que se han descrito en la publicación.

El efecto de los de fármacos inmunoduladores

En cuanto a cómo se estudió el uso de estos fármacos inmunomoduladores,  se sabe que el aumento de la interleukina IL-1, un mediador inflamatorio presente en la sangre puede derivar en el síndrome de liberación de citoquinas. Las citoquinas son pequeñas proteínas que actúan como mensajeras celulares para ayudar a dirigir la respuesta inmunitaria del organismo.

Sin embargo, los niveles altos de citoquinas pueden causar un aumento de moléculas proinflamatorias en todo el cuerpo que puede ser perjudicial, interferir varias funciones corporales o provocar el fallecimiento en casos graves. En algunos pacientes, las lesiones respiratorias agudas y potencialmente mortales producidas por virus similares al coronavirus como son el SARS-CoV, se asocian con una liberación de citoquinas muy elevadas.

El servicio de reumatólogos del Hospital Universitario Virgen del Rocío, dirigidos por Esteban Rubio, ha abierto nuevas líneas de investigación dado que los fármacos sintéticos y biológicos utilizados en enfermedades reumáticas, están siendo piedra angular para “vencer” la inflamación que se ocasiona en los pulmones de estos pacientes.