Uno de los temas que ha sido habitualmente noticia son los desabastecimientos de algunos fármacos o vacunas en España. Este ha sido el tema que ha centrado la intervención de Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, en el VII Foro de Distribución Farmacéutica.

Lo primero que ha querido aclarar Arnés es que gracias al diálogo y al acuerdo entre los distintos agentes implicados (Administración, industria, distribución y oficinas de farmacia), la situación con respecto a desabastecimientos es hoy en España mucho mejor que en el pasado.

De esta forma insistía en que aumentar el nivel de transparencia en el conjunto de la cadena del medicamento y fomentar el diálogo y el compromiso firme de todos los agentes implicados son las principales claves que permitirán plantear la solución a las situaciones de faltas o desabastecimientos de fármacos, que responden a un amplio conjunto de factores y que siguen constituyendo hoy, pese a las mejoras logradas en los últimos años, un motivo de ocupación para el conjunto del sector sanitario.

Así, respecto al futuro, Arnés adelantó que el incremento del nivel de transparencia en el conjunto de la cadena del medicamento que supondrá la puesta en marcha, en febrero de 2019, del nuevo Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SeVEM) será sin duda una garantía adicional para conocer en cada caso en qué punto de la cadena de suministro se localiza el problema y afrontar con mayores garantías los posibles desabastecimientos.

Causas de los desabastecimientos

Otra de las cuestiones que quiso señalar en este foro en director general  de Farmaindustria eran las diferentes causas que hay detrás de un caso de desabastecimiento. Así, en primer lugar matizaba que en el 80-90 por ciento de los casos de faltas o desabastecimientos “existen productos de sustitución en el mercado con el mismo principio activo”. Es decir, que antes de crear una alarma social, es importante aclarar este tipo de información.

Asimismo, en el caso de que se produzca una laguna terapéutica (situación en la que no hay fármaco alternativo), el laboratorio está obligado a seguir suministrando el producto al mercado, incluso en ocasiones en las que no tenga viabilidad económica.

Respecto a por qué ocurren este tipo de eventos, Arnés explicaba que hay que diferenciar entre un desabastecimiento debido a factores imprevisibles (una catástrofe natural que afecta a la planta de producción, problemas con los proveedores de la materia prima o en la propia cadena de producción etcétera) y aquellas situaciones donde existen causas previsibles.

En este último caso, aclaraba que “los laboratorios tienen la obligación de adelantarse al problema” y deben además informar lo antes posible a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para prever alternativas y encontrar de forma conjunta “soluciones para que ese medicamento vuelva a producirse”.

Por último, también citaba que pueden darse casos de desabastecimientos debido a causas económicas, aunque “son absolutamente minoritarias”. Estos casos están relacionados con  el comercio paralelo (el desvío al mercado comunitario de stocks de medicamentos) como una de las causas principales de faltas, si bien es cierto que este fenómeno, que era “intensivo” en España en el pasado, es ahora de una dimensión mucho menor.