La industria farmacéutica española está trabajando en incorporar más eficiencia al SNS, midiendo los resultados en salud. Así lo recordaba el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, en el marco del XIV Seminario “Industria Farmacéutica y Medios de Comunicación”, que ha tenido lugar esta semana en Sigüenza. En el encuentro, el subdirector general de la entidad, Javier Urzay, ha confirmado, por su parte, la intención de lanzar, antes de que acabe el año, la definición de un primer proyecto piloto; y en 2018 poder presentar algunas experiencias concretas que ya se estén implantando en algunos servicios de salud. Y es la comunicación con los servicios regionales ya ha comenzado con buena acogida en parte de ellos.

Como se ha puesto de manifiesto, para la industria farmacéutica es importante poder medir lo que aporta cada intervención sanitaria y cada medicamento en términos de salud, para tomar decisiones que hagan el sistema sanitario más eficiente. En su opinión, es importante poder compatibilizar los tres pilares bajo los que se asienta el sistema sanitario (sostenibilidad presupuestaria, acceso y desarrollo de la actividad empresarial) introduciendo una mayor eficiencia mediante la medición de resultados.

Así las cosas, y como se insistía en la jornada, Farmaindustria quiere colaborar con los servicios de salud autonómicos en este nuevo enfoque, que permitiría capturar eficiencias económicas del torno al 20 por ciento. “Un sistema sanitario enfocado a resultados contribuye a un modelo de calidad sostenible”, señalaba Urzay en su presentación. Y en España contamos con ventajas que facilitan la implementación de este tipo de modelos, “pero para seguir avanzando es necesario reforzar las métricas, metodologías y análisis de costes y de resultados en salud”, ya que “sin medir no hay posibilidad de mejorar”.

Presupuesto tensionado

A la hora de hablar del futuro inmediato, Humberto Arnés se refirió al contexto de estabilidad actual, pero no exento de conflictos; y es que, según explicó, y a pesar del crecimiento previsto, el crecimiento económico “vendrá marcado todavía por ajustes presupuestarios, dado que España tiene que seguir reduciendo su déficit público en tres puntos, hasta llegar en 2020 al cero por ciento. Y esto es más difícil en un momento en el que se agota el ritmo acelerado de crecimiento de la economía y en el que acechan algunos nubarrones consecuencia de la situación en Cataluña”.

Según comentó el director general de Farmaindustria, el Gobierno ya ha anunciado que el PIB crecerá el año próximo 3 décimas menos del previsto; y la AIReF ha avanzado que, si la crisis catalana persiste el año próximo, la reducción del PIB podría llegar a ser de hasta 1,2 pp, es decir, podría quedarse en el 1,4 por ciento. “Esto no es positivo para el sector salud, puesto que podría limitar su capacidad de expansión”. Por ello incidió en que “hay que seguir trabajando con todos los agentes concernidos en la sostenibilidad presupuestaria de nuestro exitoso SNS”.

En el seminario, y entre otros muchos temas, se abordó también el de la investigación clínica; y España es un país atractivo para hacerla, decía Emili Esteve, director del Departamento Técnico de Farmaindustria, quien añadía que se ha mejorado en indicadores de tiempos y en reclutamiento de pacientes. Sin embargo, se debería seguir trabajando para una adecuada implementación del nuevo RD 1090/2015, que supone una “verdadera oportunidad para España y puede posicionar al país entre los mejores de Europa”. Y es que como recordó, ha sido el primero en implementar la nueva regulación europea sobre ensayos clínicos.

Por su parte, Lourdes Fraguas, secretaria general y directora del Departamento Jurídico, pidió que no se hiciera una interpretación “restrictiva” del Reglamento que regula la protección de datos en investigación clínica, ya que, como señalaba, podría llevar esta investigación fuera de nuestro país.