La patronal de la industria farmacéutica, Farmaindustria, ha presentado al Gobierno un plan para la recuperación de medicamentos esenciales y capacidades industriales estratégicas, que contará con una inversión inicial de 500 millones de euros a lo largo de los dos próximos años. Un proyecto que se enmarca dentro del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial.

Este plan tiene como objetivo aumentar las capacidades estratégicas industriales en España del sector farmacéutico y cuenta con la participación de 14 laboratorios farmacéuticos nacionales e internacionales y 21 empresas auxiliares de diferentes áreas. Tal como ha explicado el presidente de la patronal, Juan López-Belmonte, en un encuentro virtual que ha tenido con los medios de comunicación.

La inversión podría alcanzar los 800-1.000 millones

“No obstante, son datos iniciales de un plan presentado hace 10 días ante el Ministerio de Industria, al que de sumarse más empresas, una vez que se publiquen las convocatorias específicas, la inversión podría alcanzar los 800 o 1.000 millones de euros”, ha explicado.

El plan, denominado: “Medicamentos Esenciales y Capacidades Industriales Estratégicas para la cadena de valor de la Industria Farmacéutica Innovadora en España”, se enmarca dentro de los planes de la colaboración pública privada por lo que, desde la patronal, aspiran a que sea uno de los seleccionados en los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE).

Los PERTE son una nueva figura que nace de la reciente normativa que regula el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia español, y que se financiará con los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia europeo (Next Generation EU). Unas ayudas que, en el caso de España, ascienden a 140.0000 millones de euros.

Ahora será el Gobierno, a través del Consejo de Ministros, el que decida si este plan de la patronal de la industria farmacéutica en España es candidato a estas subvenciones de fondos europeos. Desde Farmaindustria consideran que la Administración “lo está valorando positivamente”.

Excesiva dependencia

“Este plan responde a la preocupación que ha nacido de la situación provocada por la pandemia, que ha puesto de manifiesto que tenemos una excesiva dependencia de países asiáticos para la producción de principios activos y medicamentos esenciales, muchos de ellos medicamentos que llevan muchos años en el mercado y no tienen protección de la patente, pero que siguen siendo los necesarios para tratar ciertas enfermedades”, ha subrayado López-Belmonte.

A su juicio, estos terceros países, desde el punto de vista geopolítico, son menos fiables en lo que se refiere al suministro de ciertos medicamentos considerados estratégicos.

Desde la patronal destacan que España cuenta con 82 plantas de producción, tanto de farmacéuticas españolas como internacionales que “están preparadas y acondicionadas para fabricar prácticamente todas las formas farmacéuticas, desde formulaciones orales, inyectables o colirios a medicamentos tan extraordinariamente potentes que requieren trabajar en una atmósfera confinada o que obligan a producir a bajas temperaturas”.

En este sentido, según el presidente de la patronal, el objetivo del plan presentado por Farmaindustria es doble: “aumentar la capacidad estratégica de aumentar la fabricación para disponer de mayores garantías de abastecimiento nacional, y que permita liderar la transformación de la industria farmacéutica en España aumentando su capacidad de conocimiento, tecnología y digitalización”.

Lecciones de la pandemia

El presidente de las compañías farmacéuticas innovadoras también ha destacado que la actual pandemia nos deja cuatro grandes aprendizajes que los han llevado a plantear este proyecto:

  • Se ha mostrado con claridad la vinculación entre salud y economía, ya que una crisis sanitaria nos ha colocado ante una crisis económica y social de gran magnitud. “No hay economía sin salud”, dice.
  • La necesidad de reforzar nuestro sistema sanitario, lo que debe pasar por una inversión en Sanidad y en investigación biomédica. “España lleva años invirtiendo en el gasto sanitario respecto al PIB por debajo de los países de nuestro entorno”, según López-Belmonte.
  • Necesitamos contar con una industria farmacéutica sólida, ya que es el sector que lidera la I+D del medicamento en el mundo en colaboración con las administraciones públicas de investigación y los gobiernos.
  • Tenemos que empezar a asumir que los fondos destinados a la salud y a los medicamentos no se tiene que considerar como gasto, sino como inversión.