La innovación es algo fundamental en la industria farmacéutica. Puede ser una innovación disruptiva, con el desarrollo de nuevas moléculas. Pero existe otra, más silenciosa, pero con un impacto muy grande también, la innovación incremental: nuevas formulaciones que mejoran la eficacia, mejoras en la composición para reducir efectos adversos o medidas encaminadas a mejorar la adherencia. De hecho, cuatro de cada diez nuevos fármacos que se ponen en el mercado en España son una innovación incremental.

“A pesar de que todos somos muy conscientes del valor que genera la innovación incremental, la administración y la legislación no la reconocen ni le dan valor, y por tanto ni siquiera se le pone un precio. Esta paradoja la vivimos desde hace mucho tiempo y estamos trabajando para que se resuelva lo antes posible”, explicó Juan Yermo, director general de Farmaindustria, en el marco de una sesión científica sobre innovación incremental que tuvo lugar en la Real Academia de Farmacia de Cataluña y que forma parte de un acuerdo de colaboración entre la propia Academia y Farmaindustria para llevar a cabo acciones que potencien el avance de la farmacia.

En la presentación del acto, Juan Yermo apuntó también la necesidad de reformar la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios para que pueda recogerse adecuadamente el valor de la innovación incremental, poniéndole también un precio que pueda servir de incentivo para que la propia industria siga trabajando en este sentido. “La innovación incremental no podemos olvidar que también supone un coste, pero es trascendental para los pacientes y existen multitud de ejemplos que demuestran que no solo mejora su calidad de vida y su salud, sino que también ayuda a reducir costes al sistema sanitario”.

Valor de la innovación incremental

Para justificar todavía más esta reclamación por parte de Farmaindustria del valor de la innovación incremental, durante la jornada también se presentó el informe “La innovación incremental del medicamento. Generando valor para el paciente y el Sistema Nacional de Salud”. Se trata este de un documento que pretende ser una referencia que ayude en la definición de lo que es la innovación incremental, así como facilitar un compendio de casos sobre su potencial impacto positivo sobre la eficiencia del sistema de salud.

“Muchas veces la innovación incremental es silenciada, pero aporta mucho. En España, el sistema sanitario necesita mejoras que le ayuden a optimizar sus recursos. Aquí la innovación incremental puede aportar mucho. Pero en realidad no está en el foco y a pesar de ella, la tendencia es a mantener los precios de los medicamentos o incluso reducirlos”, destacó durante la presentación del informe Carlos Crespo, Principal CEO de Axentiva Solutions, quienes se encargaron de la elaboración del informe.

Informe

En total en el informe se han recogido 22 casos de innovación incremental, 77 artículos científicos donde se demuestra su impacto positivo y estudios llevados a cabo en más de 20 países, además de siete realizados en España. Con todo ello se pretende contextualizar y demostrar que este tipo de innovación es muy tangible. “Además, se ha buscado ir más allá explicando y viendo el impacto que causan ejemplos reales y de esta forma demostrar a la sociedad la utilidad de esta innovación”, remarcó en la presentación del informe Helena Díaz, Executive Director RWE de Axentiva Solutions.

El informe destaca cómo la innovación incremental puede a su vez subdividirse en cinco tipos diferentes: nuevas combinaciones, mejora en la posología, variación en la cantidad del principio activo utilizado, nuevas formulaciones y formas de administración y nuevos usos para medicamentos ya existentes. “A su vez, existen cinco dimensiones en las que tiene impacto, como es la mejora de la efectividad y seguridad, en la adherencia a los tratamientos, cubriendo necesidades no cubiertas y avanzando en la medicina personalizada, reduciendo los costes y mejorando la calidad de vida de los pacientes”, añadió Díaz.

Algunos ejemplos explicados de cómo la innovación incremental tiene un impacto son el hecho de lograr una mayor efectividad al alcanzar antes las dosis terapéuticas al mejorar la posología o la composición de los fármacos, impactar en la adherencia con nuevas formulaciones que hacen posible que tratamientos semanales pasen a ser mensuales o innovando mediante aplicaciones menos agresivas. “La conclusión del informe es que existe un gran número de ejemplos que respaldan el impacto positivo de la innovación incremental, aunque a veces pueda tardarse en demostrar su valor, suponiendo en muchas ocasiones un gran impacto en la vida de los pacientes y, de manera última, en la sociedad y en el sistema de salud”, concluyo Helena Díaz.