Tras la decisión de que finalmente sea la ciudad de Ámsterdam la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), los representantes de la industria farmacéutica española han querido mostrarse colaborativos para que este cambio de sede se realice de la forma más ágil posible, y con todas las garantías.

Así, desde Farmaindustria se ha emitido un comunicado en el que se comprometen a trabajar para “asegurar la continuidad de las funciones de la agencia y la permanencia de sus responsables y profesionales”.

En este sentido resulta fundamental que la industria farmacéutica europea trabaje unida para “facilitar la continuidad del capital humano, por la experiencia acumulada por el personal funcionario de la EMA a lo largo de las más de dos décadas de funcionamiento de la institución”. Así, tal y como señaló en su momento el Comisario Europeo de Salud, Vytenis Andriukaitis, el tiempo en la agencia no es sólo dinero, sino salud de las personas.

La candidatura de Barcelona

Por otra parte, Farmaindustria ha querido felicitar a los representantes de la candidatura de Ámsterdam, no sin recordar que de la misma forma, Barcelona constituía igualmente “una candidatura excelente, ya que reunía las condiciones idóneas”, para haber acogido la sede de la EMA.

A este respecto, si bien lamentan que finalmente no haya sido la elegida, han querido recordar el prestigio internacional del Sistema Nacional de Salud español, tanto por sus profesionales sanitarios, como por sus estructuras, recalcando sobre todo “la experiencia de la Agencia Española de Medicamentos (Aemps) y la presencia notable de industria, junto a la sólida y creciente colaboración de ésta con el sistema sanitario, propician una intensa actividad de investigación y producción farmacéutica, que sitúan España en el primer nivel internacional en conocimiento y experiencia sobre el medicamento”.

Por último, desde Farmaindustria han manifestado que independientemente del lugar de la sede, “la EMA es una institución esencial para asegurar el acceso de los pacientes de la Unión Europea a medicamentos cada vez más seguros, eficaces y precisos, y hacerlo además en el menor tiempo posible”.