MADRID (EUROPA PRESS)

El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) entre la Unión Europea y EE.UU. podría tener un impacto negativo en la sanidad pública y en la asequibilidad de los medicamentos, según ha indicado la ONG Farmamundi.

Varios agentes sociales como Universidades Aliadas por Medicamentos Esenciales (UAEM); Medicines in Europe Forum; Health Action International-Europe; Salud por derecho; la plataforma ‘No Gracias’, y la Federación de Asociaciones por la Defensa de la Salud Pública (FADSP) donde se encuentra Farmamundi, coinciden en que su aprobación dotaría a las empresas transnacionales de mayor poder a la hora de presionar en la toma de decisiones referentes a la salud.

“Queremos alertar de los peligros de ceder poder a los ‘lobbies’ corporativos para construir un nuevo marco mundial de relaciones económicas y sociales que anteponga los beneficios empresariales a los intereses de la ciudadanía. El tratado limitaría la soberanía de los gobiernos, entregando más poder a los grupos empresariales e inversores privados”, han insistido desde Farmamundi.

A su vez, Farmaindustri ha instado a los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados a exigir la participación de los agentes sociales en las negociaciones porque, de concretarse el tratado, “las medidas sanitarias estarían en peligro”.