Amando Martín Zurro y Andreu Segura, coordinadores de los grupos de trabajo que están elaborando el nuevo plan de reforma de la Atención Primaria, han presentado su dimisión, según ha confirmado el secretario general de Sanidad, Faustino Blanco. El representante ministerial ha puntualizado, en cualquier caso, que la estrategia "sigue adelante" y "continúa sin ninguna duda".

Blanco ha realizado estas afirmaciones en la II Jornada de Atención Primaria del Grupo AP25 del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, que ha contado también con la presencia de los consejeros de Sanidad autonómicos de Extremadura, La Rioja, Galicia y País Vasco, que análisis de su situación actual en sus respectivas CCAA.

Pese a estas dos dimisiones, Blanco ha defendido que el plan "está en una fase muy avanzada", y se ha comprometido a que se apruebe dentro de los plazos previstos, es decir, antes de la celebración de las elecciones generales del 28 de abril. "El plan de acción continúa sin ninguna duda pese a las dimisiones de los coordinadores, a los que agradezco su esfuerzo y su generosa dedicación. Han aportado lo mejor que tenían", ha comentado.

El secretario de Sanidad ha incidido en que el Ministerio "estaba obligado, porque era una deuda histórica", a poner freno a la situación que vive en la Atención Primaria, y para ello plantea, junto con el resto de agentes implicados (CCAA, profesionales, sindicatos y pacientes), una AP "equitativa y de calidad". "Hay que situarla donde se merece", ha añadido.

Blanco ha detallado que ya cuentan con un segundo documento de trabajo consensuado, y que van a seguir trabajando en este sentido con posteriores reuniones. "Ayer seguimos haciendo avances en la Comisión de Recursos Humanos, por lo que no hay ninguna incertidumbre y todo sigue adelante. Hay que actuar inmediatamente, pero también sobre el medio y largo plazo. El plan tendrá medidas cuantificables y evaluables que sienten las bases del futuro", ha reiterado ante las preguntas de los periodistas.

Opinión contraria ha manifestado la consejera riojana, María Martín Díez de Baldeón (PP), que ha mostrado su apoyo al plan pero "escuchando a los profesionales". "Las dimisiones me preocupan y mucho. Hubo muchas aportaciones de profesionales diciendo que el documento aún no está maduro. Las prisas no nos puedan llevar a un texto que no lleve a nada. El actual ni siquiera tiene memoria económica de impacto para las CCAA. Por favor, sensatez. Que la ‘subasta electoral’ no nos lleve a precipitarnos", ha criticado.

Blanco, en contraposición, ha apostado porque el plan "sea un documento de madurez", fruto del "impulso, trabajo y consenso" liderado desde el Ministerio pero con la aportación de todos los implicados. Sobre los detalles del nuevo plan, ha avanzado la posible creación de una oficina de evaluación y seguimiento específica, de forma que se puedan ir incluyendo nuevas propuestas en el futuro "de forma proactiva". "Seamos atrevidos, no desperdiciemos esta oportunidad. El plan de acción no va a quedar en saco roto por parte del Ministerio", ha zanjado.

Sobre el ‘diagnóstico’ de la Atención Primaria en la actualidad, el consejero de Sanidad extremeño, José María Vergeles, ha señalado que "está dando síntomas de síndrome de fatiga". "Mi opinión es que las causas son acumuladas durante años de haberla dejado caer. Hemos sido capaces de, contra viento y marea, mantener una calidad adecuada para los ciudadanos, pero hemos vivido esta situación en silencio, como las hemorroides", ha valorado Vergeles, médico de familia antes de su etapa como político.

En su opinión, la crisis económica y los recortes "cayeron sobre los hombros de los médicos de AP". Así, ha achacado el "desgaste" a la sobrecarga en la atención, una población cada vez más envejecida y al fenómeno de la ‘medicalización’, esto es, que todo se puede tratar en una consulta médica. Además, ha criticado la "mala planificación de profesionales".

"Ahora no tenemos médicos en los pueblos, sino que es la ‘generación del Baby Boom’ la que está ahí, pero están a punto de retirarse. Como no hemos invertido en generar una imagen positiva de AP, tenemos una crisis. En la universidad no se conoce lo que es la Atención Primaria, pero cuando se conoce se elige. También hay que mejorar las condiciones de trabajo", ha expuesto.

La consejera riojana, por su parte, ha señalado que "la falta de profesionales es lo más grave", lo que ha hecho "chirriar" el sistema sanitario. Asimismo, ha apostado por introducir indicadores de calidad y resultados en salud también en Atención Primaria, para "tomar decisiones con criterio y con datos". El consejero gallego, Jesús Vázquez Almuíña, ha coincidió en ese ‘diagnóstico’, pero ha recordado que "los períodos de crisis también pueden ser una oportunidad para transformar el sistema".

Durante la jornada también se ha presentado la actualización del documento ‘Atención Primaria 2025’, elaborado por el Grupo de Trabajo de Atención Primaria de la Organización Médica Colegial (Grupo AP25), que presenta medidas para dotar a este nivel asistencia de recursos, mejor organización y gestión, y mejorar la práctica clínica.