Las autoridades de la FDA han dado su visto bueno a la comercialización de Aptus EndoStapling System, el primer sistema para reparar ‘stents’ aórticos que han fallado o fueron mal colocados.

El  Aptus EndoStapling System, fabricado en níquel y cobalto, presenta forma de sacacorchos, y se carga en un tubo largo y delgado, similar a un catéter. El catéter es insertado en una arteria de la extremidad inferior del paciente y se dirige, a través de las arterias, hasta el stent que ha dejado de funcionar. Utilizando un controlador de los ‘brazos’ del catéter, los cirujanos aplican grapas alrededor de la zona más alta del stent para fijar el dispositivo y reparar su cierre.

Según expone la directora de la Oficina de Evaluación del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA, Christy Foreman, la unión entre el borde más alto del stent y la pared de la aorta es una complicación conocida de los implantes de estos dispositivos que puede ser tratada con éxito. El Aptus EndoStapling System proporciona una opción menos invasiva que permite a la cirugía acceder y reparar estas uniones, concluye.