E.P.- La agencia del medicamento estadounidense (FDA) propone implantar en los hospitales un sistema de identificación de pacientes, mediante un código de barras, con el fin de evitar errores en su medicación, y en consecuencia los efectos adversos que, en ocasiones, pueden llegar a ser mortales, según informó este organismo en un comunicado.

La FDA pretende extender un sistema ya probado con éxito en hospitales militares y que consiste en proporcionar a los pacientes un brazalete con un código de barras. De esta forma, la enfermera debe comprobar con un lector los datos del enfermo y contrastarlos con el código de la medicación que pretende administrarle.

Esta información está registrada en una base de datos informática del centro hospitalario que utiliza una serie de parámetros como la edad, el peso, el diagnóstico o los fármacos que también está tomando el paciente en ese momento.

Mediante este sistema, la agencia del medicamento pretende evitar en los próximos 20 años más de 400.000 reacciones adversas relacionadas con el uso de medicamentos. Además, los analistas calculan que la prevención de estos efectos secundarios podría traducirse en un ahorro para el sistema de 3.900 millones de dólares.

Un estudio realizado en el Hospital de Veteranos de Houston (Texas, Estados Unidos) se comprobó que no se produjo ningún tipo de error en la medicación, tras administrarse durante un periodo de tiempo 5,7 millones de dosis.

Además, de esta forma se reducen los litigios sobre presuntas negligencias médicas por los efectos secundarios predecibles de los medicamentos, así como los costes que han de afrontarse en concepto de aseguradoras.