La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) ha aprovechado la presentación de su Manifiesto 2016 para mostrar su convencimiento de que la solidaridad, la resolución de las desigualdades sanitarias y el trabajo a favor de la equidad debieran representar una línea estratégica de las administraciones sanitarias.

"Las mujeres con cáncer de mama, como ciudadanas conscientes, queremos una sociedad dinámica donde nadie sobra; formada por hombres y mujeres iguales que se esfuerzan para compartir un futuro mejor y una sociedad más activa, cohesionada y justa, que apoya iniciativas generadoras de igualdad, generosidad y solidaridad" explica Montserrat Domènech, presidenta de FECMA.

Miguel Martín, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), señala, en apoyo del manifiesto de FECMA: "se deben buscar soluciones específicas para la financiación de los fármacos innovadores y se necesita un amplio debate político y social para llegar a un consenso sobre qué debemos y podemos pagar y cómo vamos a hacerlo, defendiendo la equidad y el acceso igualitario de todos".

En el documento de este año, FECMA defiende la necesidad de que exista una cartera de servicios única y común para que todos los pacientes tengan las mismas prestaciones y servicios, con independencia de la administración gestora y de su lugar de residencia.

La Federación considera, asimismo, que el Sistema Nacional de Salud debe realizar reformas para adaptarse a las nuevas realidades. En este sentido, las mujeres con cáncer de mama reivindican una atención específica a las personas con metástasis y a aquellas mujeres con cáncer de mama en edad fértil,  y una evaluación de los riesgos de presentar síndrome hereditario de cáncer. "Nos importa y nos interesa que se diseñen y desarrollen estrategias en búsqueda de la mayor eficiencia en la gestión sanitaria, sin olvidar que en esa búsqueda el objetivo último es mejorar la salud de las personas", añade Domènech.