La Federación Española de Diabetes (FEDE) ha presentado el Pacto Nacional por la diabetes tipo 2. Se trata de un informe con medidas concretas para reducir el impacto de la diabetes tipo 2, una patología que afecta a casi 6.000.000 de personas en España. El objetivo del documento es contar con la adhesión de todos los agentes sociosanitarios.

La FEDE ha identificado 13 problemas basados en diferentes estudios médicos y económicos, y ha propuesto 13 soluciones. El principal propósito es destinar los recursos necesarios para que mejoren áreas clave como son la formación diabetológica para pacientes y familiares; la prevención o el diagnóstico precoz, con el fin de mejorar la atención que reciben de los pacientes con diabetes tipo 2, y evitar que se merme su calidad de vida; así como reducir las hospitalizaciones e ingresos en urgencias.

La mitad de estos pacientes diagnosticados no reciben ninguna orientación sobre su enfermedad, a lo que se suma que un alto porcentaje aún están sin diagnosticar. En ambos casos el principal motivo es que la Administración no proporciona los recursos necesarios ni en formación ni para el abordaje adecuado de la enfermedad”, explica Juan Francisco Perán, presidente de FEDE. La consecuencia, apunta Perán, son miles de complicaciones que van desde amputaciones hasta fallecimientos prematuros por enfermedades cardiovasculares, además de una carga inasumible para el sistema sanitario de ingresos en urgencias y hospitalizaciones.

Propuestas en el ámbito sanitario

Las propuestas en el ámbito sanitario se basan en promover campañas de concienciación efectivas para realizar un diagnóstico precoz de la alteración en el metabolismo de los carbohidratos, que afecta a casi el 30% de la población. También se pretende conseguir un cribado que permita reconocer a los pacientes con diabetes de alto riesgo, ya que ha aumentado la mortalidad por esta condición, según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el Pacto Nacional por la diabetes tipo 2 se solicita igualmente el establecimiento de consultas rutinarias para prevenir y abordar las complicaciones crónicas para paliar el aumento de las comorbilidades y disminución de la calidad de vida de los pacientes. Algunos programas han demostrado que una vigilancia intensiva en el estilo de vida podría reducir la incidencia en un 58% durante tres años.

"Queremos destacar la importancia de que el médico de Atención Primaria pueda derivar al especialista”, añade el presidente de FEDE. Por ello, la FEDE propone asistencia continua, integral y planificada y educación diabetológica de forma individual, conjunta, continuada en el tiempo y personalizada.

Más tecnología e investigación

Además, se plantea impulsar el uso de las nuevas tecnologías en las comunidades autónomas que aún no disponen de estos recursos. Se apuesta por una telemedicina interactiva en tiempo real como un mecanismo factible para los programas de prevención de diabetes y la evidencia sugiere que sus resultados se mantienen a largo plazo. También se solicita invertir en la investigación de nuevos fármacos y mejorar el acceso a nuevas insulinas costo-eficientes y que han demostrado mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Mayor formación del profesional sanitario

Por otra parte, se indica la importancia de reconocer la capacitación continua del profesional sanitario. Concretamente, formación en estilos de vida, manejo no farmacológico de los factores de riesgo, abordaje de la adherencia y nutrición. Otra de las propuestas consiste en la recuperación de la figura de enfermería escolar para ofrecer educación en salud desde la infancia.

Salud emocional del paciente con diabetes tipo 2

FEDE advierte igualmente sobre la necesidad de atender la salud emocional de la persona con diabetes tipo 2. Estos pacientes tienen entre dos y tres veces mayor probabilidad de presentar depresión que las personas sin diabetes. Por ello, se solicita la creación de grupos de apoyo y acceso a sanitarios con formación en salud emocional en enfermedades crónicas.

Por último, se hace hincapié en la necesidad de una mayor participación de la persona con diabetes tipo 2 en la toma de decisiones que afecten a su patología. “Un paciente activo y motivado tiene plena responsabilidad en el control de su enfermedad", dice el presidente de FEFE. Y, por tanto, trabaja en equipo con los profesionales sanitarios. También se pretende promover la participación de los representantes de los pacientes en la definición de las políticas sanitarias que les afecten como colectivo.

Campaña ‘No des la espalda a la diabetes’

El Pacto Nacional por la diabetes tipo 2 se enmarca dentro de las acciones de la campaña No des la espalda a la diabetes. Esta iniciativa incluye actividades de concienciación en las redes sociales y en entidades públicas y empresas privadas, así como encuentros con representantes políticos y sociales.

Con esta campaña, FEDE quiere hacer visible la situación de abandono en la que viven en España casi 6.000.000 de personas con diabetes. También reclamar a la Administración Pública que invierta los recursos necesarios. El objetivo es que los pacientes puedan contar con calidad de vida y evitar complicaciones por un mal control de su patología.