Redacción, Madrid.- La Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE) alerta un año más a a los conductores sobre los peligros que puede conllevar la próxima "Operación Salida" de las vacaciones. En pocas semanas se producirán alrededor de siete millones de desplazamientos hacia diferentes destinos, y como todos los años, desgraciadamente, se volverán a producir nuevos accidentes de tráfico con consecuencias tan drásticas como el traumatismo craneoencefálico.

Ésta es una secuencia que se repite a lo largo de todo el año, acentuándose sobre todo en el período estival. Según datos de la DGT, más de 800 personas murieron el año pasado entre julio y agosto.A su vez, FEDACE informa que cada año se producen 40.000 traumatismos craneoencefálicos como consecuencia de los accidentes de tráfico, de los que un 70 por ciento de los accidentados no superan los treinta años. De todos estos casos, un 5 por ciento permanece en coma vegetativo, el 25 por ciento padece lesiones severas y el 70 por ciento sufre lesiones moderadas o leves.

Debido principalmente a este hecho, la incidencia del daño cerebral supera anualmente a otros problemas de salud y enfermedades como las lesiones medulares, el consumo de drogas y el sida. Además del popio daño cerebral, las secuelas que padece un afectado por traumatismo craneoencefálico son muy variadas y numerosas. Entre las físicas se encuentran hemiplejías, epilepsias, deformaciones óseas, y con respecto a las cognitivas se encuentran la pérdida de la memoria, los problemas de orientación, y con el habla, así como pérdida de la vista, oído, olfato, tacto, gusto. A esto hay que sumar las secuelas psicológicas, entre las que se encuentran las depresiones, la ansiedad, y los problemas conductuales y de comportamiento; y las sociales entre las que se encuentran la rotura de la pareja, y la pérdida de amigos, entre otras.

Y aún más, las personas afectadas por el daño cerebral necesitarán un programa de rehabilitación durante el resto de su vida y tendrán que hacer frente a un elevado coste por el tratamiento, que se sitúa entre los 7.200 euros al mes en la fase aguda y los 1.200 euros al mes en la fase de mantenimiento.

Otra de las consecuencias negativas ocasionadas por el daño cerebral, viene a señalar que el 60 por ciento de estos mismos discapacitados tendrá que dejar su trabajo habitual y el 50 por ciento de sus familiares directos se verán obligados a cambiar de hábitos, ya que deberán dedicarle el tiempo íntegro al cuidado del afectado.

Todo este cúmulo de consecuencias negativas ocasionadas a raíz de los traumatismos craneoencefálicos originados por los accidentes de tráfico, destacan la importancia de seguir los consejos que la Federación Española de Daño Cerebral, de cara a evitar estos accidentes. Entre las advertencias que realiza la citada organización se encuentran la utilización del cinturón de seguridad y el respeto a los límites de velocidad para aquellos que viajan en turismo y el uso del casco para quienes realicen sus trayectos en moto. Para ambos tipos de usuarios recomiendan que se programe el viaje con antelación para evitar los desplazamientos en horas punta, que no se ingieran comidas copiosas ni bebidas alcohólicas, y que se realice una parada cada dos o tres horas de recorrido. Recuerdan además desde Fedace que el uso del móvil mientras se está conduciendo.