Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, ha sido el primer ponente del I Ciclo de Conferencias sobre la Calidad, Innovación y Eficiencia en la Salud, organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa). El titular de la Sanidad manchega ha expuesto las líneas principales de su actividad y también ha abordado diversos temas de actualidad relacionados con el ámbito sanitario. Respecto a la próxima formación del Gobierno central, ha asegurado que desconoce las posibilidades de que el Ministerio de Sanidad termine en las manos de Podemos, “como han publicado algunos medios”, y ha defendido que “la Sanidad en su conjunto, como Sistema Nacional de Salud (SNS), precisa de un Ministerio muy potente”. “El hecho de que no tenga competencias en la toma de decisiones relacionadas con los recursos no quiere decir que no influya en la mayoría de las decisiones, sobre todo en innovación y marcos de trabajo. El Ministerio de Sanidad debe ser de los más fuertes, porque nos vendría muy bien que gran parte de las decisiones que se toman (a nivel autonómico) estuviesen monitorizadas y planteadas con la ayuda del Sistema Nacional de Salud, es decir, en el Consejo Interterritorial”.

Fernández Sanz, médico de profesión y Máster en Administración Sanitaria, ha estado acompañado por Modoaldo Garrido, vicepresidente de la Sociedad de Directivos de la Salud; Rodrigo Gutiérrez, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, y gran parte de los directores generales de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha.

En su intervención, Fernández Sanz ha hecho una defensa del actual SNS, con las competencias autonómicas, porque ha permitido “el desarrollo de una cartera de servicios mucho más amplia y una accesibilidad mucho mejor”. “Es indiscutible que la división de la Sanidad en 17 Servicios de Salud ha conseguido un mejor acceso al sistema sanitario, con equidad, universalidad y gratuidad”, ha añadido el consejero. En su opinión, entre “las grandes decisiones” que se han tomado en el Consejo Interterritorial está la del número de plazas para la formación de médicos residentes.

Entre las asignaturas pendientes, ha señalado que la Sanidad “necesita más financiación para su sostenibilidad y para mantener lo que ya estamos haciendo bien”. “Nuestro sistema sanitario está infrafinanciado, y no estamos mirando claramente al futuro. Debemos definir a qué se destina el presupuesto sanitario”. Una de las claves, según ha comentado, es que la población “deje de enfermar”: “No puede ser que las personas sigan fumando mientras estamos innovando en terapias de cáncer de pulmón. Es muy contraproducente invertir para curar si sabemos que podemos evitar la enfermedad”. Otra propuesta del titular de la Sanidad manchega ha sido realizar los presupuestos a tres o cuatro años, para evitar el cortoplacismo y la variabilidad.

Modoaldo Garrido y Fernández Sanz.

Modoaldo Garrido y Fernández Sanz.

Carrera profesional

Fernández Sanz ha hecho balance de su gestión desde la llegada al cargo en 2015 en el ámbito de los Recursos Humanos, y ha destacado que la crisis ha afectado a su comunidad, al igual que al resto del país. “Recuperamos la pérdida del salario, mejoramos la conciliación, los días de permiso y también la gestión de la incapacidad temporal. También gestionamos la ascensión en la carrera profesional con un decreto mucho más accesible para las jefaturas y para el desarrollo profesional con las ofertas de empleo público”.

“Estamos a mitad de camino, porque es difícil encontrar a profesionales para el cargo de directivos, y tenemos la necesidad de gestionar este talento. Nuestro objetivo es seguir creciendo en el terreno formativo, por lo que vamos a crear un curso para directivos y no directivos”, ha dicho en referencia a la cátedra diseñada en colaboración con Sedisa para la formación de puestos de dirección.