Todavía es pronto para afirmarlo rotundamente, pero en la última comparecencia del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, este ya ha comentado que España está ya “muy cerca” de llegar al pico de la curva de incidencia del coronavirus, si bien ha destacado la necesidad de mantener la tensión “más tiempo”.

Esto significa que los datos tenderán a mejorar, pero que por el momento hay que asumir que aún tienden a aumentar. En concreto, este miércoles las cifras oficiales registran 47.610 personas infectadas por el nuevo coronavirus, 7.937 más que el lunes (un 20 por ciento de incremento). Asimismo, hay que cuantificar 3.434 han fallecido (738 más), 5.367 personas que se han curado (1.573 más), y 26.960 pacientes hospitalizados, de los cuales 3.166 permanecen en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Dicho esto, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha recordado que esta curva se elabora con los casos que se están identificando, son los que acuden al médico, por lo que ha podido haber personas que han pasado la enfermedad y se han inmunizado sin haber acudido a los servicios sanitarios. Un hecho que, a su juicio, puede tener un impacto en el futuro y en futuras olas epidémicas.

Planteamiento a medio y corto plazo

Ante estas cifras, Simón ha comentado que las tendencias están indicando que se está aproximando al pico mayor de la curva de incidencia, gracias a que parece que las medidas de contención del virus aprobadas en el Real Decreto del Estado de Alarma están empezando a dar resultados.

“Se ha conseguido controlar los contactos de riesgo entre la población de una forma muy importante, lo que nos lleva hacia una suavización de la curva y a pensar que, posiblemente, estemos llegando al pico máximo de incidencia”, ha insistido el experto, para avisar de que el objetivo actual se va a enfocar en evitar los contagios del nuevo coronavirus en los domicilios.

Para ello, Simón ha adelantado que ya hay un grupo de expertos trabajando en las medidas que habrá que tomar para hacer un descalado progresivo de todas las que se han implantado para contener el virus, si bien ha avisado de que no se puede “parar de golpe” lo que se está haciendo en estos momentos.