Dos estudios independientes presentados en el congreso de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM), que se celebra en Florida (EE.UU), han revelado que los hombres también deben preocuparse por su edad a la hora de tener hijos, ya que sus probabilidades disminuyen con el paso de los años.

La investigación, realizada en el Centro Huntington de Medicina Reproductiva de Brasil, analizó el resultado de 570 tratamientos de fecundación ‘in vitro’ realizados entre 2008 y 2011 y, para asegurarse de que la edad de la mujer no afectaba al objetivo del estudio, sólo incluyeron casos donde los óvulos habían sido donados por mujeres sanas y jóvenes.

En cambio, los resultados mostraron que la edad de los hombres que no habían logrado fecundar era significativamente mayor  en comparación con quienes sí  lograron tener un hijo.

La edad media de los hombres cuyas parejas fueron sometidas a este tratamiento era 41 años, edad en la que las probabilidades para conseguir un embarazo era del 60 por ciento. Sin embargo, cada año que envejecían la probabilidad se reducía un 7 por ciento.

Según explica la doctora Paula Fettback,  esto demuestra que la edad cuenta. “Por supuesto que no es igual que en las mujeres, pero eso no significa que los hombres puedan esperar de forma indefinida a tener hijos”, asegura. De hecho, recuerda que “si a los 45 años no los han tenido, quizá ya no sea momento de pensar en ello”.

Además, en el mismo congreso se ha presentado un segundo estudio  que apoya esa advertencia. La investigación, del Centro de Medicina Reproductiva de Colorado (Estados Unidos), llevada a cabo en modelos experimentales, analizó el impacto de la edad de los machos en la reproducción.

Los científicos encontraron que sólo 35 por ciento de los sujetos cuya edad era equivalente a los 50 años humanos lograron fecundar a una hembra, tanto de forma natural como con fecundación ‘in vitro’. Al igual que el estudio anterior, para descartar que la edad de las hembras condicionase el estudio, los científicos utilizaron sólo hembras jóvenes.

Egún el doctor William Schoolcraft, quien dirigió el estudio, siempre se ha pensado que los hombres producen esperma cada 80 días o cada tres meses y que, independientemente de cual sea su edad cronológica, el esperma conserva todas sus propiedades intactas.

Sin embargo, estos estudios demuestran que al llegar a los 40 o los 50 años, la capacidad de producir esperma disminuye, al menos en términos de calidad.