Mónica Martín, Madrid.- Un nuevo debate sobre la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) ha puesto de manifiesto, pese a que el texto ha mejorado mucho desde sus inicios hasta ahora que se encuentra en el trámite de enmiendas en el Senado, la preocupación del sector por el modo en el que cada autonomía va a poder financiar la implementación de las medidas que en la citada norma se recogen, tal como quedó patente, el pasado miércoles, en el segundo encuentro del Canal OMC-TV que se retransmitió en directo a todos los colegios de facultativos de España.

En el debate participaron Ana María Sánchez, directora general de Cohesión del Sistema Nacional de Salud y Alta Inspección. Florentino Pérez, vicepresidente del Consejo General de Enfermería. José María Beltrán, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Tarragona. y Juan Ramón Repullo, presidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Asistencia Sanitaria (Sespas).

El primero en manifestar dicha preocupación por la financiación fue José María Beltrán, quien apuntó que, aunque ha mejorado enormemente la redacción de la normativa desde el primer anteproyecto, "quedan temas oscuros que no se sabe cómo hemos de situarlos, como es el de la financiación, quizá por la rapidez con la que se ha gestado todo el asunto", indicó el facultativo tarraconense.

No obstante, la representante de la Administración, Ana Sánchez, manteniendo el discurso de la titular del Ministerio de Sanidad, subrayó que el Gobierno aprobó una ley autonómica sobre corresponsabilidad fiscal por parte de las autonomías. "De este modo, hemos traspasado unos impuestos a los gobiernos regionales que pueden adecuar según sus necesidades en materia sanitaria o educativa", explicó.

"La financiación -agregó- no debería ser un problema del Ministerio cuando existe un acuerdo pactado con las autonomías, aprobado de manera unánime, para traspasar todas las competencias en estas disciplinas. Estas son las que tienen los presupuestos y las que deciden qué porcentaje destinan a Sanidad". Según Ana Sánchez, la LOPS lo que trata es de hacer "un desarrollo individual que sea homologable en cada comunidad, pero que éstas lo retribuirán como mejor les parezca", la ley, tal y como afirmó, "establece las bases previas".

Sánchez también quiso destacar que el trámite de la LOPS ha supuesto un intenso trabajo de búsqueda de consenso entre todos los agentes implicados. "Este diálogo múltiple no ha pretendido definir las competencias de cada profesión, sino establecer unas líneas guía", matizó.

Difícil puesta en marcha

En este punto, el doctor Beltrán quiso destacar que, a su juicio, España aunque cuenta con uno de los mejores sistemas sanitarios públicos, también mantiene un importante déficit en Sanidad. "Ahora pretendemos hacer mucho más pero con el mismo presupuesto, y no existe un crecimiento correlativo. Nosotros estaríamos encantados de que esto fuera así, pero que nos digan cómo hacerlo", argumentó mientras propuso que este aspecto se solucione en el trámite que aún queda pendiente antes de la aprobación final de la ley.

Por su parte, José Ramón Repullo, presidente de Sespas, manifestó su preocupación porque aún no se sabe cómo va a funcionar el Sistema Nacional de Salud en materia de gobernabilidad y financiación. "El marco es difícil de interpretar porque, aunque cada uno se paga lo suyo, las decisiones han de ir de abajo hacia arriba. No todo debe ir acompañado de un cheque, hay que terminar con la idea de "invito yo y pagas tú". Esta ley necesita mucho entusiasmo y poco dinero", reflexionó.

Repullo también quiso destacar el tema de la formación de los profesionales, en este sentido señaló que es importante que este dinero no se saque de la industria "porque "recordó- ninguna empresa deja la formación de sus profesionales en manos del suministrador sino que se guía por unos criterios, que, en este caso, son los que debe fijar la Administración". En este sentido, también declaró que el propio médico debe verse estimulado y tener claro lo que gana y lo que pierde con su propia formación, "dejando resabios de otras épocas atrás".

Registro de profesionales

Un tema importante, a juicio del vicepresidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez, es la creación de un registro general de profesionales. Por otro lado, y en su opinión, la ley es muy positiva porque aclara "reivindicaciones históricas de nuestra profesión", así como el criterio de la Sanidad nacional en lo que se refiere al reconocimiento de la importancia de los colegios profesionales, explicó.

Esta declaración se justifica porque en Andalucía, desde 1991, en la Ley Autonómica de Acompañamiento de los Presupuestos se desregulaba la necesidad de colegiación de los profesionales sanitarios. "Con esta ley se reconoce a los profesionales iguales en toda España. El hecho de crear un registro otorga a los colegios una responsabilidad mayor, lo mismo que su inclusión en la Comisión Consultiva", dijo tras resaltar la importancia de que se revisen los expedientes de los profesionales cada tres años.

Por su parte, Guillermo Sierra, el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), también dio la bienvenida a esta ley que calificó de "muy importante" a la hora de valorar el impacto que supondrá en el desarrollo profesional de los facultativos, "más incluso que lo que fue la Ley General de Sanidad", apostilló.

"Nos hubiera gustado que aglutinara más cosas de las que engloba, pero creemos que puede ser muy beneficiosa para la profesión médica", concluyó. Sierra también destacó que es de suma importancia que los profesionales sean quienes formen a sus homólogos y los evalúen a través de un sistema transparente.

Al respecto, Repullo quiso destacar que el sistema ha de dejar una puerta abierta a la confianza de los profesionales y delegar en ellos, siempre que se les valore realmente su mérito profesional pero sin caer en la aplicación más popular de conceder a todos los expertos un alto nivel de formación, "sino que se otorguen siguiendo estrictamente los baremos establecidos", señaló. Esta propuesta que fue apoyada por José María Beltrán que afirmó que para garantizar la calidad que la norma propone es importante que se haga el reconocimiento periódico de los expertos, lo que, a su vez, se fundamenta en la confianza mencionada.

Finalmente, la directora general del SNS quiso resumir que la LOPS lo que hace es "desbordar confianza en los propios profesionales con unos principios de autonomía, corporativismo, delegación, etcétera, para que cada uno haga lo que mejor sabe hacer, pero siempre en equipo", dijo.