El doctor Alcocer Varela, nuevo secretario de Salud, anunció que entre las nuevas medidas para ayudar a la transformación de los servicios para combatir las inequidades y garantizar la calidad en el servicio es a través de un convenio que garantiza el servicio a toda la población sin Seguridad Social.

El convenio se iniciará en ocho entidades: Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, cuyos gobernadores y el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, fueron partícipes del acuerdo.

El secretario explicó que se implementarán 13 acciones, la primera es la garantía de los servicios de salud a las personas sin Seguridad Social y el cambio gradual a la universalidad y un mando central que dé prioridad a las zonas más vulnerables del país.

Los participantes aceptarán nuevos esquemas que permitan la transición desde la infraestructura física como financiera y la implementación del modelo  de Atención Primaria de Salud Integrada.

La atención en el primer nivel se ofrecerá en clínicas, centros de salud, y unidades médicas del IMSS BIENESTAR, y será responsable de la detección oportuna de enfermedades dando seguimiento eficaz para evitar complicaciones, tanto en la infancia como en la edad adulta.

Se atenderán enfermedades crónicas-degenerativas, cardiovasculares, cáncer e infecciosas agudas comunes, fortaleciendo las acciones de promoción de la salud, e impulsará acciones transversales con otras instancias de gobierno.

Se realizará de manera estratégica y conjunta la planeación de una nueva infraestructura en salud que privilegie la construcción de unidades de salud para un uso racional de los recursos de infraestructura, equipo y personal debidamente formado.

Se implementarán redes coordinadas en las que participen las instituciones públicas de salud, federales o locales, que cohabiten  en una zona, a fin de garantizar la debida prestación de los servicios de atención médica y continuidad de la misma.

Se promoverán, a nivel federal y local, las reformas legales y adecuaciones normativas para que la Federación, a través de la Secretaría de Salud, esté en posibilidad de organizar, operar, supervisar y evaluar la prestación de los servicios de atención médica en las circunscripciones territoriales de los estados suscritos.

También será responsable de coordinar la acción conjunta de las instituciones públicas de salud federales y estatales. Dichas reformas, deberán considerar la posibilidad de que los gobiernos estatales pongan a disposición de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, los recursos asignados a los Servicios de Salud Estatales, para que ésta conduzca su operación.

Para comenzar con todas estas acciones se informó que se contará con un fondo adicional de 22 mil quinientos millones de pesos para beneficiar a los habitantes de los ocho estados firmantes.