Las personas que comen o beben más alimentos con flavonoles antioxidantes, que se encuentran en varias frutas y verduras, así como en el té y el vino, pueden tener una tasa más lenta de deterioro de la memoria.

Son los resultados de un estudio publicado en la edición online de ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

"Es emocionante que nuestro estudio muestre que hacer elecciones dietéticas específicas puede conducir a una tasa más lenta de declive cognitivo", destaca el autor del estudio Thomas M. Holland, doctor del Centro Médico de la Universidad Rush (Estados Unidos). "Algo tan sencillo como comer más frutas y verduras y beber más té es una forma fácil de que la gente tome un papel activo en el mantenimiento de su salud cerebral".

Estudio

En el estudio participaron 961 personas con una edad media de 81 años sin demencia. Cada año rellenaron un cuestionario sobre la frecuencia con la que comían determinados alimentos y completaron pruebas cognitivas y de memoria anuales que incluían recordar listas de palabras, recordar números y ponerlos en el orden correcto.

También se les preguntó por otros factores, como su nivel de estudios, el tiempo que dedicaban a actividades físicas y el tiempo que dedicaban a actividades mentales como la lectura y los juegos. Se les hizo un seguimiento durante una media de siete años.

Las personas se dividieron en cinco grupos iguales en función de la cantidad de flavonoles que tenían en su dieta. Mientras que la cantidad media de ingesta de flavonoles en los adultos estadounidenses es de unos 16 a 20 miligramos (mg) al día, la población del estudio tenía una ingesta media de flavonoles totales en la dieta de aproximadamente 10 mg al día.

El grupo más bajo tenía una ingesta de unos 5 mg al día y el grupo más alto consumía una media de 15 mg al día; lo que equivale a una taza de verduras de hoja verde.

Para determinar los índices de deterioro cognitivo, los investigadores utilizaron una puntuación global de cognición que resumía 19 pruebas cognitivas. La puntuación media osciló entre el 0,5 de las personas sin problemas de pensamiento, el 0,2 de las personas con deterioro cognitivo leve y el -0,5 de las personas con enfermedad de Alzheimer.

Tras ajustar otros factores que podrían afectar a la tasa de deterioro de la memoria, como la edad, el sexo y el tabaquismo, los investigadores descubrieron que la puntuación cognitiva de las personas que tenían la mayor ingesta de flavonoles disminuía a un ritmo de 0,4 unidades por década más lentamente que las personas cuya ingesta era la más baja. 

Clase de flavonoles

El estudio también desglosó la clase de los flavonoles en sus cuatro componentes: kaempferol, quercetina, miricetina e isorhamnetina. Los alimentos que más contribuyen a cada categoría son: la col rizada, las judías, el té, las espinacas y el brócoli para el kaempferol; los tomates, la col rizada, las manzanas y el té para la quercetina; el té, el vino, la col rizada, las naranjas y los tomates para la miricetina; y las peras, el aceite de oliva, el vino y la salsa de tomate para la isorhamnetina.

Las personas que tenían la mayor ingesta de kaempferol tenían una tasa de deterioro cognitivo 0,4 unidades por década más lenta en comparación con las del grupo más bajo. Las personas con la mayor ingesta de quercetina tenían una tasa de deterioro cognitivo 0,2 unidades por década más lenta en comparación con las del grupo más bajo. Y las personas con la mayor ingesta de miricetina tenían una tasa de deterioro cognitivo 0,3 unidades por década más lenta en comparación con las del grupo más bajo. La isorhamnetina en la dieta no estaba relacionada con la cognición global.