Los niveles bajos de folato (vitamina B9) en la sangre pueden estar relacionados con un mayor riesgo de demencia y muerte por cualquier causa en las personas mayores, sugiere una investigación publicada en línea en la revista ‘Evidence Based Mental Health’.

Según los investigadores, los niveles de folato en la sangre tienden a disminuir con la edad, y se estima que hasta 1 de cada 5 adultos mayores tiene una deficiencia de folato.

Disminución de folato afecta a la cognición

Los datos disponibles hasta la fecha indican que la carencia de folato afecta a la cognición y a la señalización nerviosa en el cerebro, lo que la convierte en un posible factor de riesgo de demencia posterior. Sin embargo, los pocos estudios que han analizado esta cuestión han incluido un número reducido de participantes y han arrojado resultados contradictorios.

Y debido al tiempo que tarda en desarrollarse la demencia, ha sido difícil descartar la causalidad inversa, por la que la deficiencia de folato podría ser una consecuencia de la demencia preclínica en lugar de su causa, añaden.

Por lo tanto, querían ver si la deficiencia de folato en suero podría estar relacionada con los riesgos de demencia incidente y muerte por cualquier causa en una gran muestra nacional de adultos mayores, e incluir el papel potencial de la causalidad inversa.

Entre los que tenían carencia de folato, la incidencia de demencia se estimó en 7,96 por 10.000 años-persona, mientras que la muerte por cualquier causa se estimó en 19,20 por 10.000 años-persona.

Esto se compara con una incidencia estimada de demencia de 4,24 y de muerte por cualquier causa de 5,36 por 10.000 años-persona entre los que no tenían deficiencia de folato.

En términos porcentuales, las tasas de demencia eran de casi el 3,5% y de muerte por cualquier causa de algo menos del 8% entre los que tenían deficiencia de folato. Esto se compara con las tasas de demencia de poco más del 3% y de muerte por cualquier causa de casi el 4% entre los que no tenían deficiencia de folato.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, sobre todo teniendo en cuenta el posible papel de la causalidad inversa, reconocen los investigadores.

Niveles de homocisteína

Pero es posible que la deficiencia de folato pueda afectar a los niveles de homocisteína y, por tanto, al riesgo vascular de demencia, y/o comprometer la reparación del ADN de las neuronas, haciéndolas vulnerables al daño oxidativo, lo que a su vez podría acelerar el envejecimiento y el daño de las células cerebrales, explican.

"Las concentraciones séricas de folato pueden funcionar como un biomarcador utilizado para modificar los riesgos de demencia y mortalidad en la vejez", concluyen los autores, que añaden que los adultos mayores deberían someterse a exámenes rutinarios para detectar la deficiencia de folato.