Recientemente, investigadores mejicanos y españoles mostraban cómo una fórmula de cuatro cepas probióticas, patentada y desarrollada por la empresa biotecnológica española AB-BIOTICS, reducía la carga viral y los síntomas de la infección por SARS-CoV-2, incrementando los anticuerpos específicos contra el virus1. Ahora, un nuevo estudio de este grupo colaborativo de investigadores apunta a que el mecanismo de acción implicado en estos efectos beneficiosos estaría relacionado con un incremento en la señalización de Interferón de tipo-I2 (IFN tipo-I)2.

Estos nuevos datos fueron presentados en el Congreso de Biología Experimental (EB2022) en Philadelphia (EEUU)2 y muestran que, en comparación con el placebo, la ingesta oral de una combinación específica de 4 cepas probióticas (AB21) en pacientes con COVID-19 durante 30 días resultó en un aumento significativo de IFN tipo-I en suero. Esto resulta especialmente relevante si se tiene en cuenta que los niveles del IFN-β, principalmente, se correlacionaron con niveles más altos de anticuerpos IgM e IgG específicos de SARS-CoV-2 y con la desaparición más rápida de algunos síntomas en estos pacientes.

Como apuntan el doctor Pedro Gutiérrez-Castrellón y el doctor Jordi Espadaler Mazo, “nuestros hallazgos ayudan a perfilar mejor el mecanismo de acción de la fórmula probiótica AB21, estimulando la respuesta antiviral mediante la inducción de IFN tipo-I y activando la respuesta inmune sistémica a través de la producción de anticuerpos” 2. Además, según añaden, “esta estimulación de IFN que se provoca es de bajo nivel, pero sostenida en el tiempo (lo que se denomina "niveles tónicos de IFN"), a diferencia de lo sucedería con una administración aguda de interferón”. De esta forma, se da un paso importante para incidir en la protección de la población que presenta un sistema inmunitario debilitado y que, por tanto, puede ser más susceptible a padecer infecciones respiratorias víricas.

Principales beneficiarios

En concreto, el estudio clínico publicado en Gut Microbes en 2022, había mostrado el beneficioso efecto de la fórmula probiótica AB21 en un ensayo aleatorizado en 300 pacientes ambulatorios con COVID-191. Los sujetos del estudio no recibieron corticosteroides ni antivirales. En comparación con el placebo, la intervención probiótica durante 30 días logró una eliminación más rápida de los síntomas, una tasa más alta de eliminación viral, menores infiltraciones pulmonares y un aumento de inmunoglobulinas M y G específicas contra SARS-CoV-21.

“Estos resultados pueden ser de especial interés para el abordaje de infecciones por virus respiratorios, especialmente en pacientes más frágiles por patologías respiratorias de base o factores de riesgo que necesitan reforzar su respuesta inmune”, tal como comentan los investigadores.

El nuevo hallazgo se ha derivado del análisis de un grupo de pacientes, seleccionados de forma aleatoria del estudio principal con 300 participantes1. En los 70 sujetos de este análisis, 35 recibieron la combinación de probióticos y 35 placebo, y se analizaron los niveles de diferentes citoquinas en sangre mediante un ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas.

Los resultados muestran que el tratamiento con probiótico resulta en un mayor aumento de IFN-α en suero el día 30 (p=0.007) y de IFN-β en los días 15 y 30 (p<0,001) en comparación con el placebo. Por otro lado, el aumento de IFN-β a lo largo del estudio se correlacionó con la elevación de IgM e IgG específica de SARS-CoV-2 (ambos, p<0,001) y, sin embargo, se asoció de forma inversa con la duración de la tos y de la fiebre. El IFN-α se vinculó con el incremento de IgM. Por tanto, los pacientes se beneficiaban de estos efectos del tratamiento probiótico independientemente de su sexo, fecha de inicio de los síntomas, edad o comorbilidades.

Evidencias consistentes

En experimentación animal ya se ha documentado cómo la microbiota intestinal puede proteger de la infección viral pulmonar mediante la estimulación de la señalización del IFN tipo-I, que puede tener actividad antiviral directa y, al mismo tiempo, estimular las células B productoras de anticuerpos, las células Natural Killer y otras poblaciones de células inmunes. De la misma forma, se ha comprobado que un aumento en los niveles de anticuerpos contra el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) se asocian con una eliminación más rápida de infecciones y una mayor protección contra la reinfección en todas las variantes virales.

La fórmula probiótica AB21 ha demostrado actividad antiinflamatoria local, así como el mantenimiento de la barrera intestinal y la modulación de la respuesta inmune innata y adquirida a nivel sistémico. Ha sido desarrollada por la empresa biotecnológica española AB-BIOTICS, e incluye tres lactobacilos y un pediococcus. Las cepas probióticas incluidas en la formulación son: L. plantarum CECT7484 (KABP022), L. plantarum CECT7485 (KABP023), L. plantarum CECT30292 (KAPB033) y Pediococcus acidilactici CECT7483 (KABP021). En España, esta combinación de cepas probióticas se comercializa con el nombre de Xebevir y es distribuida por Zambon.

Asimismo, en los recientemente celebrados 2022 NutraIngredients Awards se ha reconocido a AB21 como probiótico del año.

 

Referencias

  1. Gutiérrez-Castrellón P, Gandara-Marti T, Abreu AT. Probiotic improves symptomatic and viral clearance in Covid19 outpatients: a randomized, quadruple-blinded, placebo-controlled trial. Gut Microbes 2022 Jan;14(1):2018899
  2. Gutiérrez-Castrellón P, Gandara-Marti T, Espadaler-Mazo J. Probiotic Effect on SARS-CoV2 Immunity Is Associated to Type-1 Interferons: A Post-Hoc Analysis of a Randomized, Placebo-Controlled Trial. APS/Physiology, Abstract R2343 (program #586.1)