MADRID (EUROPA PRESS)

Un nuevo estudio realizado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), en colaboración con los investigadores de Costa Rica y el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI, por sus siglas en inglés), muestra por primera vez que la vacuna contra el virus del papiloma humano o papilomavirus (VPH), concretamente contra los tipos 16 y 18, también proporciona una fuerte protección contra las infecciones orales por VPH, concretamente contra el cáncer de la orofaringe y de amígdalas.

El estudio, publicado este jueves en la revista ‘Plos One’, fue diseñado inicialmente para evaluar la eficacia de la vacuna contra el cáncer cervical; que es precisamente para su prevención para lo que esta indicada la vacuna.

Sin embargo, tras comprobar su eficacia el estudio incluyo la evaluación de su efectividad en otros sitios anatómicos que puede verse afectados, incluyendo la cavidad oral, donde los investigadores establecieron que la vacuna reduce las infecciones orales por el VPH en más de un 90 por ciento.

La investigación se llevó a cabo entre 2004 y 2005, en 7.466 mujeres sanas de 18 a 25 años, que recibieron la vacuna del HPV o la de la hepatitis A como control. Un total de 5.840 participantes proporcionaron muestras orales, que se utilizaron para evaluar la eficacia de la vacuna contra las infecciones orales VPH por los tipos 16/18.

Concretamente, el ensayo de la vacuna ha demostrado que se redujo en un 93 por ciento la prevalencia de las infecciones orales 4 años después de la vacunación. Al respecto, el miembro del IARC y director del estudio, el doctor Rolando Herrero, ha explicado que “estos resultados indican que ahora podemos tener una herramienta importante para la prevención primaria de las enfermedades malignas cada vez más comunes”.