La 96ª Jornada Fuinsa ha reunido de forma virtual a profesionales sanitarios para analizar ‘Nuevos medicamentos para el tratamiento de la COVID-19: cuáles y cuándo’. La Fundación para la Investigación en Salud (Fuinsa) ha comenzado su encuentro con unas palabras de bienvenida de Alfonso Moreno, presidente de FUINSA y catedrático emérito del Departamento de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid. Como moderadores de los ponentes han intervenido Emilio Vargas, jefe de Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, y Antón Herreros, director general de FUINSA.

La primera ponencia la ha ofrecido Antonio López Navas, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). En su intervención, ha recalcado “la situación de excepcionalidad” que se está viviendo durante la pandemia.

Según ha enumerado, los objetivos de la estrategia europea de vacunación se basan en garantizar los siguientes apartados:

    1. La calidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas.
    2. El acceso a tiempo a las vacunas para los Estados miembro y su población, “al tiempo que se lidera el esfuerzo de solidaridad mundial”.
    3. El acceso equitativo para todos los ciudadanos de la Unión Europea a una vacuna asequible lo antes posible.

 

Nuevos medicamentos para el tratamiento de la COVID

A continuación ha intervenido Santiago Moreno, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal. Este especialista ha hecho un repaso de las principales novedades relacionadas con los fármacos que se están empleando en el abordaje de la COVID-19.

La inmunización pasiva

Manuel Crespo, recientemente incorporado al Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Bellvitge de Barcelona, ha abordado las opciones terapéuticas que ofrece la inmunización pasiva. Así, se ha referido a la administración de anticuerpos neutralizantes. Por una parte, ha hablado del plasma hiperinmune y, por otro lado, de los anticuerpos monoclonales.

El siguiente ponente ha sido Germán Peces Barba, jefe de Sección de Neumología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. También es jefe de Grupo del CIBERES y vicepresidente de Neumología de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Este especialista ha expuesto la experiencia local con los fármacos empleados en régimen de ensayo clínico durante diversos estudios.

Necesitamos antivirales

A continuación ha hablado Vicente Estrada, responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas de Medicina Interna del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Según ha dicho, son necesarios “fármacos con acción antiviral potente”. “Necesitamos antivirales”, ha reclamado. Asimismo, también ha defendido que la COVID-19 “no es una enfermedad autoinmune”.

“El uso de los fármacos antivirales debe ser en una fase precoz de la enfermedad”, ha dicho Vicente Estrada, y ha concretado este tiempo en menos de siete días.

“Podrían usarse en combinación con el objetivo de bloquear diferentes dianas terapéuticas del virus o estimular mecanismos de inmunidad natural. La combinación terapéutica para tratar la COVID-19 debería asociar fármacos antivirales, antiinflamatorios y anticoagulantes”.

Resultados optimistas de la vacunación COVID-19

Finalmente, los expertos reunidos por Fuinsa han comentado sus experiencias con los pacientes ya vacunados contra la COVID-19. Así, han indicado que en sus servicios hospitalarios han tenido pacientes ingresados con una sola dosis, pero no han conocido ningún paciente ingresado después de recibir las dos dosis pautadas.

“El impacto de las vacunas hay que verlo en las residencias”, ha dicho Emilio Vargas. “Se han producido algunos brotes en las residencias, pero incluso los pacientes más frágiles vacunados, aunque se pueden infectar, tienen cuadros leves. El cambio paradigmático que ha supuesto la vacunación se observa entre los octogenarios y nonagenarios”.