Un estudio dirigido por investigadores del Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health (Estados Unidos) ha evidenciado que las personas que fuman tienen un mayor riesgo de enfermedad arterial periférica, incluso hasta 30 años después de abandonar el hábito.

En concreto, en comparación con los que nunca fuman, los fumadores de más de 40 paquetes por año tienen aproximadamente 4 veces más riesgo de enfermedad arterial periférica, frente a 2,1 veces y 1,8 veces de aumento de probabilidades de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular, respectivamente.

De manera similar, los que fuman más de un paquete por día tienen un riesgo 5,4 veces mayor para la enfermedad arterial en comparación con el 2,4 para la enfermedad coronaria y 1,9 para el accidente cerebrovascular.

Para alcanzar estos resultados, publicados en el Journal of the American College of Cardiology, los expertos estudiaron a 13.355 participantes, incluidos 3.323 fumadores actuales y 4.185 exfumadores, los cuales fueron analizados durante un período medio de 26 años.

“Nuestros resultados resaltan la importancia de la prevención del hábito de fumar además de que las campañas sobre los riesgos para la salud deberían enfatizar el riesgo elevado de enfermedad arterial periférica, no solo enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular”, han dicho los expertos.