Fumar no sólo causa cáncer de vejiga, sino que también afecta a su evolución, puesto que personas que fuman más tienen una mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad más agresiva y mortal, según concluye un nuevo estudio publicado en Cancer.

Los investigadores saben que el tabaquismo es una de las causas más comunes de cáncer de vejiga, pero se preguntan si también afecta a la forma en que la enfermedad progresa. Para investigarlo, Richard J. Costa, MD, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami (Estados Unidos) y Anirban Mitra, de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad norteamericana del Sur de California, dirigieron un equipo que analizó los tumores de vejiga y el consumo de tabaco en 212 historias multiétnicas de pacientes reclutados a través del "Programa de Vigilancia de Cáncer en el Condado de Los Ángeles" entre 1987 y 1996.

Los científicos encontraron que el cáncer desarrollado en aquellas personas que fumaban intensamente tenía más probabilidad de causar la muerte que el desarrollado en personas que nunca habían fumado o que fumaban menos. El estudio también reveló que aparecen cambios en proteínas particulares presentes en el cáncer de vejiga que se convierten en mortal.

"Hemos identificado un panel de nueve marcadores moleculares que pueden predecir el pronóstico del cáncer de vejiga independiente de criterios clínicos y antecedentes de tabaquismo", explicó el doctor Mitra. Los pacientes con alteraciones en entre seis a nueve marcadores tienen un resultado muy pobre, planteando la hipótesis de que estas personas podrían haberse beneficiado de tratamientos más agresivos.

Debido a que el número de cambios en estas proteínas era directamente proporcional a los resultados de salud de los pacientes de una manera progresiva, las conclusiones confirman la teoría de que una acumulación de cambios es más importante que las alteraciones individuales en la determinación de las características de un cáncer dado. La relación entre la intensidad del hábito tabáquico y el pronóstico encontrada en este estudio apunta a los efectos nocivos del hábito de fumar de forma elevada.

Los resultados del estudio son clínicamente relevantes sobre cómo el cáncer de vejiga es una de las enfermedades más caras de tratar, destacó Cote, que también es director del Programa de neoplasias genitourinarias en el Sylvester Comprehensive Cancer de la Universidad del Centro de Miami. El tratamiento del paciente personalizado es una necesidad urgente para esta enfermedad ya que la estratificación clínica actual no puede predecir los resultados de los pacientes individuales, concluye este experto.