La Fundación Mylan arranca su andadura con el firme propósito de mejorar la calidad de la asistencia sanitaria, mediante la puesta en marcha de proyectos que tienen como fin el ciudadano, para que esté bien formado y pueda ser partícipe del proceso del mantenimiento de su salud. En su presentación, Javier Anitua, director de la Fundación Mylan, destacó que para llevar a cabo sus proyectos cuentan con la colaboración de los profesionales sanitarios de los distintos ámbitos, desde los clínicos hasta los investigadores, pasando por el mundo de la docencia.

En sus proyectos quieren contar con las asociaciones de pacientes, que son las que pueden canalizar la formación de los ciudadanos para que estén informados y puedan mejora el control de su enfermedad.

Así, las principales líneas de actuación se centran en la firma de convenios científicos para proyectos de investigación, en la realización de formas de debate sobre el abordaje de integral del paciente crónico, en la promoción de premios a la investigación, en la puesta en marcha de unas becas en colaboración con SEDISA, y en la publicación de artículos científicos.

Colaboración público-privada

Durante el acto de presentación Marina Geli, exconsejera de Sanidad de la Generalitat de Catalunya y miembro del consejo asesor de la Fundación Mylan, se refirió a la sostenibilidad del sistema sanitario, donde contribuir a la salud es el reto y para eso hay que contar con la colaboración público-privada. En este contexto, hay que reforzar el empoderamiento del ciudadano, que no enfermo, para que gestione mejor su salud.

Hay que tener en cuenta que el aumento de la esperanza de vida, la innovación tecnológica, farmacológica, diagnóstica y terapéutica y las expectativas de los profesionales y de los ciudadanos son la guía del sistema sanitario. La especialista ha recordado que "más del 40 por ciento del presupuesto sanitario se destina a proveer prestaciones o servicios no sanitarios desde las empresas privadas. Evaluación, investigación e innovación con reglas claras entre administración y sector privado son imprescindibles para continuar con acceso universal y de calidad al sistema sanitario".

Por su parte, Santiago Moreno, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, y miembro del consejo asesor de la Fundación Mylan, indicó la importancia que tiene la formación del paciente. "Que el paciente conozca bien su enfermedad ayuda a que participe en la toma de decisiones, aunque la decisión final sobre el manejo de su enfermedad es del facultativo".

En este sentido, comentó que la práctica de la medicina ha dejado de ser una actividad unidireccional desde el médico al paciente. Por este motivo,  agradeció a la Fundación Mylan que se haya propuesto como objetivo la formación a pacientes y asociaciones de pacientes en las patologías que se considere necesario.

El Consejo asesor de la Fundación Mylan está formado por Jesús C. Gómez, presidente de la Sociedad Española de la Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC); Jesús Millán, jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Gregorio Marañón; Ricardo de Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario; Julio Ancochea, jefe de Servicio de Neumología del Hospital Universitario La Princesa; Jaume Puig, director y fundador del Master in Health Economics and Pharmacoeconomics de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona; Santiago Moreno, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal; Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad de Directivos de la Salud; Marina Geli, exconsejera de Sanidad de la Generalitat de Catalunya y coordinadora del Centro de Estudios Sanitarios y Sociales (CESS) Universidad Vic-Central de Catalunya; Alejandro Toledo, vicepresidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes; José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen); Manuel Cervera, exconsejero de Sanidad de la Generalitat Valenciana, y J. Enrique Domínguez, jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Hospital de Santiago de Compostela.