Redacción / E.P.- La Fundación Renal "Íñigo Álvarez de Toledo" ha reclamado la unificación de los servicios de diálisis en todas las Comunidades Autónomas, algo que esperan que se produzca con la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, según ha explicado directora de la Unidad de Apoyo Social de la citada fundación, Ana María Estepa. Actualmente, los pacientes que dependen de una máquina de diálisis sufren las consecuencias de los distintos criterios de cada comunidad autónoma a la hora de desplazarse de su lugar de residencia como suele ocurrir en el período de vacaciones, según ha indicado Estepa. "Estas personas sienten la necesidad de olvidarse de su rutina particular como cualquiera de nosotros, pero no pueden dejar de dializarse. Esto constituye una dificultad adicional a la hora de ir de vacaciones", ha continuado.

Es necesario solicitar una máquina de diálisis con mucha antelación y una vez que se tenga, hacer la reserva del viaje, ha comentado Estepa. "Yo recomiendo a mis pacientes que reserven la máquina a partir del uno de enero y como muy tarde el 30 de mayo, aunque en esta fecha ya hay dificultades para encontrar lugar. Además de solicitar la plaza en el centro en el que el paciente quiere dializarse hay que pedir autorización al hospital del que depende el centro de la provincia en el que está ubicado", agregó. "No obstante, el hospital del que depende el paciente tiene que darle autorización para recibir tratamiento en otro lugar y facilitarle un informe médico actualizado y parte de la medicación que va a consumir durante sus vacaciones", ha afirmado Estepa añadiendo que "con todo esto, puede suceder que el paciente tenga que regresar, al quedarse sin máquina porque éstas sean solicitadas por los residentes".

Además, esta trabajadora social ha señalado el problema adicional del transporte hasta el hospital donde se proporciona el tratamiento. En este sentido, prosiguió Estepa, "comunidades como Galicia no proporcionan transporte a las personas de otras puntos del territorio nacional, ni tampoco a sus habitantes que salgan a otras provincias" Así, si llegan a Madrid no hay problema, pero si por ejemplo, van a Barcelona tienen que costear ellos el transporte hasta el centro de diálisis.

"Se trata de conseguir que el paciente sea lo más autónomo posible. Pretendemos que las personas dependientes de la diálisis tengan la misma calidad de vida que antes de iniciar el tratamiento", explicó Estepa.

Por su parte, Alvaro Cabello, director de comunicación de la Fundación Renal destacó que "el envejecimiento de la población hará que se incremente el número de personas que necesiten de diálisis y por tanto, es necesario que la Administración ponga atención en el tema".

Viajes al extranjero, preferiblemente por Europa

Por otra parte, la experta comentó que los pacientes no deben tener miedo a irse de vaciones, aunque recomendó destinos en Europa donde los trámites se facilitan con el documento E111 o E112,y señaló que como novedad, este año "hay una compañía francesa de cruceros que consta de una máquina de diálisis". "Yo suelo recomendar a los pacientes renales que viajen por Europa, pero hay gente que se ha ido a lugares más exóticos, como Cuba, Turquía o República Dominicana. Hay gente muy arriesgada",