La persistencia de Fusobacterium nucleatum, una bacteria intestinal, en los tumores de recto tras el tratamiento de quimio-radioterapia se asociaba con altas tasas de recaídas en pacientes de cáncer rectal localmente avanzado. Ahora, una nueva investigación lo ha identificado como un marcador pronóstico en cáncer rectal localmente avanzado. El estudio se acaba de publicar este pasado sábado 20 de junio en la prestigiosa revista Annals of Oncology.

Se trata de una investigación del Grupo de Oncología Molecular del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO). Es además el estudio que identifica un marcador pronóstico en cáncer de recto basado en el microbioma intestinal. El resultado de la investigación ha permitido comprobar cómo la persistencia de Fusobacterium nucleatum tras un tratamiento con quimio-radioterapia neoadyuvante (nCRT) se asociaba con altas tasas de recaídas en cáncer rectal localmente avanzado.

Hasta la fecha, la nCRT seguida de la cirugía es el tratamiento estándar para los pacientes de cáncer rectal localmente avanzado. En aquellos en que la respuesta es parcial o no hay respuesta, no hay recomendaciones para mejores resultados a largo plazo.

Estudio sobre el impacto de Fusobacterium nucleatum

El primer resultado que se obtuvo de este análisis fue que la presencia de Fusobacterium nucleatum en los tumores de pacientes no tratados no tenía ningún valor pronóstico.  En aquellos que recibían un tratamiento preoperatorio, no podía utilizarse como un marcador predictivo para saber qué pacientes iban a tener una respuesta patológica completa y cuáles no. “En cambio lo que vimos fue que, aunque la presencia de Fusobacterium nucleatum no predice la respuesta, sí que nos puede servir para saber en cuáles de aquellos pacientes en que no hubo respuesta completa al tratamiento había más riesgo de recaída o metástasis”, comenta el investigador Paolo Nuciforo.

Esto ha servido para introducir un nuevo concepto, el microbiotipo tumoral. De esta forma, el equipo del Nuciforo dividió los cánceres de recto en dos microbiotipos: positivo o negativo a Fusobacterium. “Los pacientes con tumores residuales a la cirugía negativos tenían un buen comportamiento. En cambio, si eran positivos, el riesgo de recaída en dos o tres años era 7 veces más alto que en los negativos”. Es decir, estos pacientes tenían un peor pronóstico. En base a esto, en la práctica clínica se pueden tomar decisiones que ayuden a manejar este riesgo.