Galápagos España ha presentado en España su ‘Plataforma de Descubrimiento de Dianas Terapéuticas’. De origen belga, esta compañía biotecnológica ya está presente en diez países. Carlos Hoyo, director general de la filial española, ha explicado que el objetivo es mantener “los esfuerzos en investigación”, así como “dar el paso de comercializar los tratamientos”. En este sentido, España ha sido uno de los países elegidos para su expansión.

Catálogo con más de 6.000 adenovirus

Galápagos trabaja con células humanas de pacientes enfermos. Según la compañía, “los genes de estas células son capaces de expresar de manera defectuosa una serie de proteínas que pueden provocar inflamación”. En la plataforma hay disponible un “catálogo” con más de 6.000 adenovirus, como ha indicado Fernando Osorio, director médico de Galápagos España.

El siguiente paso del proceso es introducir los adenovirus en las células enfermas para ver qué ocurre cuando se silencian determinados genes. De esta forma, se descubren las proteínas o dianas que están relacionadas con el origen de la enfermedad. Posteriormente, se desarrollan moléculas que ralenticen o supriman las proteínas diana. El objetivo es abordar directamente la raíz de la enfermedad y no solo sus síntomas.

Juan Miguel Jiménez, vicepresidente y responsable de Innovación de Galápagos, ha señalado que la compañía ha desarrollado la Plataforma durante los últimos 20 años. “Nuestro objetivo es crear modelos celulares que reproduzcan la enfermedad. La Plataforma intenta descubrir mecanismos celulares afectados que nos sirven como punto de partida para desarrollar medicamentos”.

Nueva opción terapéutica de Galápagos España

Según ha explicado Carlos Hoyo, la Plataforma ha permitido a Galápagos desarrollar una molécula que ha recibido recientemente la aprobación de la Comisión Europea como una nueva opción terapéutica para los pacientes de artritis reumatoide. La compañía comercializará este fármaco en Europa, en colaboración con Gilead Sciences.

El laboratorio ha informado de que se trata de un fármaco oral, de una toma diaria. “Es un inhibidor preferente de JAK1, una vía de señalización celular. Los inhibidores JAK son pequeñas moléculas capaces de atravesar la membrana de las células e inhibir de forma más o menos específica diferentes vías de señalización, implicadas en enfermedades como la artritis reumatoide”, ha añadido.

Aparte de este fármaco, Galápagos ha centrado su investigación sobre todo en enfermedades inflamatorias y fibrosis pulmonar. Según Fernando Osorio, “dos moléculas en proceso de desarrollo han mostrado resultados muy prometedores para los pacientes”.