El 20,6 por ciento de la población española presenta síntomas compatibles con casos probables de depresión o, al menos, sintomatología depresiva moderada. Esto significa que 1 de cada 5 personas podría presentar dificultades emocionales de tipo depresivo. Así se desprende del IV Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon.

El objetivo de este estudio es el de conocer cómo valoran los españoles su estado de salud emocional. Todo ello dando a conocer datos de especial relevancia en torno al riesgo de padecer enfermedades como la depresión.  La directora de salud de Aegon, Belén González, asegura que “es de vital importancia dar visibilidad a este tipo de enfermedades. En estudios como el nuestro se refleja que claramente es un problema que padecen más personas de las que nos pensamos".

La población con más casos probables de depresión

Disgregando estos datos hay diferencias entre la población con más casos probables de depresión. Así, el 24,7 por ciento de las mujeres encuestadas cumplía criterios para un caso probable de depresión. Sin embargo, en el caso de los hombres solo se registraba en un 16,4 por ciento de los casos. En cuanto a lo que edad se refiere, los datos sugieren un mayor porcentaje de casos probables de depresión en los rangos de edad más jóvenes (18-25 y 26-40 años) que en los mayores de 65 años.

También se analizaban los datos de los casos probables de depresión por territorios. De esta forma, Galicia y Andalucía son las que cuentan con mayores porcentajes (25,9 y 25,4 por ciento). Por el contrario, los menores porcentajes de casos probables de depresión se encontraron en Asturias, con un 9 por ciento de los encuestados.

Asimismo, la situación financiera de las personas también es un factor determinante. Así, se encontró un mayor porcentaje de personas con un caso probable de depresión entre aquellas que indicaron que su situación económica ha empeorado (33,3 por ciento). Por otro lado, cabe destacar que han sido más los encuestados que no tienen hijos los que han afirmado sufrir depresión (26,4 por ciento) que aquellos que sí los tienen (16,9 por ciento).