Pese al desabasto de medicamentos en el país debido a la guerra en Ucrania y la pandemia del COVID-19, especialistas farmacéuticos garantizan la existencia de algunas medicinas que sirven para enfermedades respiratorias.

Francisco Larrondobuno, director de Marketing de Chinoin, explica que hay abasto intermitente de ciertos bienes como medicamentos.

Esto debido a afectaciones en las cadenas de suministro, que tienen impacto en los empaques donde se transporta la materia prima que en este caso son las medicinas.

A pesar de ello, Larrondobuno afirma que las compañías tiene la responsabilidad de responder a la prevalencia de alguna enfermedad, garantizando así el abasto de medicamentos.

Es así que en el caso de Chinoin, dijo, se cuida el abasto de medicinas como: antiflu-Des, troferit y gotinal Mar.

Incluso productos que tienen “stocks estratégicos” equivalentes a un año de producción; todos ellos, explica, para combatir las enfermedades respiratorias.

Enfermedades respiratorias al alza

Si bien las vacunas contra la COVID-19 han respondido con eficacia, otras enfermedades respiratorias prevalecen y su existencia se incrementa en el país.

Las enfermedades respiratorias tienen síntomas similares como secreción nasal, nariz tapada y estornudos. Estas enfermedadades pueden derivarse en rinitis alérgica y no alérgica, la rinosinusitis bacteriana o faringoamigdalitis.

La doctora Erika Celis Aguilar, jefa del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital General de Culiacán, Sinaloa, recomienda a los médicos supervisar la sintomatología para tener claro el cuadro clínico y farmacológico.

Refiere que la rinitis alérgica es un trastorno común que afecta a 400 millones de personas a nivel mundial, principalmente en la infancia y adolescencia.

La rinitis alérgica es considerada una de las más comunes y caracterizada por síntomas como:

  • Estornudos frecuentes.
  • Congestión nasal.
  • Tos.
  • Picazón en nariz, paladar o garganta.

 

No confundir la sintomatología

Para su diagnóstico, la especialista recomienda primero identificar el agente alérgico para evitar su exposición y la administración de medicamentos antihistamínicos y/o esteroides nasales.

Aclara que síntomas, como fiebre alta que no cede, dificultad para respirar, dolor en el pecho, cansancio sin causa aparente y tos persistente, son de mayor cuidado.

Lo anterior requiere de atención por sospechas de enfermedad más grave como puede ser la COVID-19 o una influenza.

“Son síntomas respiratorios que indican que se debe acudir de manera urgente al médico para recibir un diagnóstico temprano y tratamiento oportuno”, comenta.

Advierte que los médicos no deben de confundir los síntomas, sobre todo en un momento donde muchas personas han dejado de mantener las medidas de Sanidad.