El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, pronostica que en unos años Guadalajara podrá prescindir "en algunas pruebas muy señaladas" de la dependencia de Madrid y augura incluso que en un momento determinado se invertirán los términos y habrá madrileños que precisen los servicios de la comunidad y que se hará "sin coste alguno". García-Page ha participado en un foro sobre empresas de capital extranjero que se ha celebrado en Cabanillas del Campo (Guadalajara), tras visitar previamente las obras del Hospital Universitario y el recién inaugurado PET-TAC.

El presidente regional ha precisado que, al amparo de la legislación nacional, las personas de la vecina comunidad que precisen atención la tendrán sin ningún coste y sin necesidad de estar retribuyendo doblemente algo que ya se paga con los impuestos.

Autónoma, que no independiente

Según García-Page, en tres o cuatro años Castilla-La Mancha podrá cumplir el compromiso de ser autónoma en términos sanitarios, que no es lo mismo que independiente, ha precisado. "Todo lo que podamos arreglar por nuestros medios, lo haremos, pero sabiendo que se depende de España y del Sistema Nacional de Salud", ha indicado.

"Dentro de muy pocos años podremos decir que la inmensa mayoría de las pruebas médicas que necesitan nuestros ciudadanos se van a poder hacer no sólo en la Comunidad Autónoma sino en un radio de cercanía tremendo, óptimo", ha apostillado. García-Page también ha expresado su convencimiento de que con todas estas inversiones, Castilla-La Mancha se convertirá en una de las regiones con mejores servicios y más avanzados desde el punto de vista tecnológico de toda España.