El gasto público en medicamentos continúa jugándoles una mala pasada al Ministerio de Sanidad y a Farmaindustria, dos de las partes firmantes del llamado Pacto de estabilidad farmacéutica. Según informaron ayer a LA RAZÓN fuentes del Departamento que dirige Ana Pastor, la factura pública en medicinas se disparó en febrero un 10,06 por ciento en el conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS) con relación al mismo mes de 2002, muy por encima del 9,5 por ciento que el Ministerio y la patronal de los laboratorios que operan en España pactaron en el pacto que ahora está en entredicho, informa el diario LA RAZÓN.

De acuerdo con las mismas fuentes, estas cifras sitúan el incremento acumulado del gasto farmacéutico durante los dos primeros meses del año en el 9,91 por ciento en el conjunto del estado. Se trata de cifras muy negras que ponen en peligro las cuentas públicas sanitarias en algunas autonomías. Según las estadísticas oficiales, Canarias, Castilla-La Mancha y Baleares fueron, por este orden, los territorios en los que más creció el gasto en medicinas, al incrementarse esta partida un 15,22 , un 13,77 y un 13,69 por ciento, respectivamente. Por contra, País Vasco, Navarra y Galicia fueron las autonomías en donde menos se disparó el gasto. En concreto, la subida fue en ellas de un 4,09, de un 4,69 y de un 6,45 por ciento, respectivamente.

Medidas para julio

Las pésimas cifras sobre esta partida presupuestaria, que ponen en cuestión toda la política farmacéutica del Gobierno y del Ministerio de Sanidad, se extienden al resto de los territorios. De acuerdo con los datos de Sanidad, en Andalucía esta partida se incrementó un 9,39 por ciento en febrero; en Asturias un 11,62 por ciento; en Castilla y León un 10,05 por ciento; en Madrid un 12,15 por ciento, y en Melilla un 13,54 por ciento. Fuentes de Sanidad mostraron ayer su preocupación por estos pésimos datos, y aseguraron que preparan para antes de julio un paquete de medidas para atajar "la sangría".