El gasto en medicamentos y productos sanitarios dispensados en las oficinas de farmacia descenderá este año en más de 1.500 millones de euros, según el Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE). Para alcanzar este dato se ha llevado una simulación a partir de los tres Reales Decretos Leyes promulgados en el último año y medio.

Desde la promulgación de Real Decreto Ley 9/2011 se han publicado varias estimaciones del impacto de esta norma sobre el mercado farmacéutico. El Observatorio de FEFE también lo hizo en su momento, sin tener en cuenta la forma en que han ido evolucionando algunas de las previsiones del Real Decreto Ley, particularmente la prescripción por principio activo y dispensación del medicamento de menor precio.

Ahora, tras su aplicación efectiva en el presente mes de noviembre se puede afirmar que los factores que tienen una mayor influencia en el decrecimiento del mercado son los nuevos precios de las agrupaciones homogéneas, cuyo impacto ha sido estimado por Farmaindustria en 650 millones de euros a precio de venta de laboratorio, lo que equivale a 1.014 millones de euros a precio de venta al público. No obstante,  esta es sólo una parte de los factores que influyen en la reducción del mercado ya que hay que tener en cuenta la desaparición de la gradualidad y las aportaciones del 15, 7,5 y 4 por ciento.

Por su parte, la Consultora IMS realizó una estimación de impacto basada en los precios vigentes en el mes de junio de 2011 cuyo resultado sería una bajada del mercado de 1.727 millones de euros a PVL, lo que equivale a casi 2.695 millones a Precio de Venta al Público. Sin embargo, se está produciendo una aplicación poco uniforme de la prescripción por principio activo en las diferentes comunidades autónomas, lo que podría hacer disminuir algo el impacto.

También desde la publicación del Real Decteto Ley se está produciendo una reacción en el mercado dirigida a minimizar en lo posible las pérdidas. Por ello, quizá haya que matizar estos impactos calculados inicialmente, y para ello se ha utilizado un modelo basado en datos reales del mes de noviembre y datos históricos sobre la absorción de las medidas por el mercado.

Impacto del Real Decreto Ley 9/2011

El Real Decreto Ley 9/2011, según el modelo de FEFE, basado en las reducciones de mercado que se vienen experimentando con los Reales Decretos 4 y 8/2010, haría que el gasto de las recetas dispensadas en las farmacias experimentase un descenso de 1.500 millones de euros y se produjese un descenso del mercado de 2012 de un 13,36 por ciento, cifra algo inferior a la calculada por IMS sólo para medicamentos y mercado general.

El impacto del RDL 9/2011 es muy superior a los dos reales decretos de 2010 y va a suponen una reducción de ventas en la farmacia media de 68.180 euros anuales, lo que se traducirá en unas pérdidas de margen de unos 15.000 euros. La estimación que puede hacerse en este momento es que la suma de las tres normas tendrá un impacto medio superior a los 100.000 euros de reducción de ventas en las farmacias a finales del año 2012.

Traducidas estas cifras a puestos de trabajo, la pérdida de ventas y margen supone que la farmacia media tendrá entre dos y tres  puestos de trabajo que no contarán con la financiación con la que contaban en el año 2004, por lo que su subsistencia depende de una nueva reducción del margen de la farmacia para el mantenimiento de los puestos de trabajo, o su supresión definitiva.

Hay que señalar que si las previsiones de reducción del gasto se cumplen, a finales del año 2012 el gasto en medicamentos y productos sanitarios habrá vuelto prácticamente a los niveles del año 2004, aunque con escalas de deducción mayores y nuevas aportaciones del 15 por ciento, 7,5 por ciento y 4 por ciento, por lo que, teniendo en cuenta los incrementos salariales y aumentos de gastos e impuestos desde el año 2004, la situación es mucho peor.

La conclusión que puede extraerse de estas cifras es la necesidad de buscar la supervivencia de la farmacia en productos y servicios no financiados por el SNS, por lo que habrá que confiar en una racionalización de la cartera de servicios y en una financiación de medicamentos y productos sanitarios más ajustada a la importancia de los procesos patológicos y las necesidades terapéuticas.

Gasto en noviembre

En cuanto a los gastos mensuales del gasto en noviembre, el número de recetas alcanza una cifra de 78,4 millones, lo que representa un descenso del 3,62 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior, que fue de 81,3 millones; el gasto disminuye un 12,67 por ciento y el gasto medio por receta disminuye un 9,39 por ciento. Por otra parte, el gasto interanual desciende un 8,62 por ciento, las recetas aumentan un dos por ciento y el gasto medio por receta disminuye un 10,41 por ciento.

En el acumulado de los meses de enero a noviembre de 2011, el número de recetas aumenta un 1,84 por ciento, el gasto desciende un 8,69 por ciento y el gasto medio por receta desciende un 10,34.

La situación de impagos que se está produciendo en ocho comunidades autónomas presenta unas características muy similares a las del mes pasado, ya que algunas comunidades han aportado fondos antes de las elecciones. Se ha tenido en cuenta en esta ocasión también que en comunidades como Madrid o Andalucía los farmacéuticos no llegarán a tomar conciencia de los impagos, aunque se produzcan retrasos; sin embargo, los colegios han necesitado recurrir a créditos para hacer efectivas las facturas. La Región de Murcia ha comenzado a pagar tras un aplazamiento de cinco meses financiado por créditos de los propios farmacéuticos.

En conjunto, los retrasos a fin de año superarán los 2.000 millones y afectarán a 15.273 farmacias, un número similar al del mes anterior. La única salida a esta gravísima situación que puede abocar al desabastecimiento  y a la quiebra de la prestación, además de afectar a la viabilidad individual de las farmacias y demás agentes del sector, es que se produzca el aval del Estado, solicitado al Gobierno por FEFE en reiteradas ocasiones.

Finalmente, las previsiones a corto plazo indican que en diciembre de 2011 el descenso será muy similar al de noviembre, porque ya estarán en vigor la mayor parte de las medidas del RDL 9/2011, y que en los próximos meses se continuará profundizando en el descenso del gasto, bien sea por la aplicación de nuevos precios -abril de 2012- o por la extensión de la prescripción por principio activo.