¿Cuánto se ha recortado durante los primeros años de crisis?

La figura 1 muestra la evolución del gasto sanitario público de las CCAA desde 2002 hasta 2013. Desde el máximo de 2009 (64.387,423 millones de “), el gasto sanitario público de las CCAA se reduce paulatinamente año tras año hasta llegar en 2013 a los 56.745,748 millones de “. Respecto de 2009, el recorte total ha sido de 7.641,675 millones de “.

¿En dónde se han hecho los principales recortes?

Como muestra la figura 2, gran parte de la reducción del gasto sanitario público ocurrida durante la crisis se ha producido en el gasto de personal y en el gasto en farmacia de receta.  Las CCAA han reducido mucho más en el binomio gasto de personal + gasto en farmacia de receta que en el resto de su gasto sanitario público. De hecho, durante los primeros años de recortes se reduce mucho el binomio, personal + farmacia de receta, pero no se reduce el resto del gasto, que incluso muestra una ligera tendencia creciente que se rompe a la baja solo en 2013. Respecto del máximo de 2009 (42.217,464 millones de “), el binomio “personal + farmacia de receta” se reduce año tras año hasta llegar a los 36.126,835 millones de ” de 2013. El total recortado ha sido de 6.090,629 millones de “.

Gasto de personal y en farmacia de receta como parte del gasto sanitario público

El gasto de personal representaba en 2013 el 46,1 por ciento del total del gasto sanitario público gestionado por las CCAA, mientras que la farmacia de receta representaba el 17,6. Según la evolución de estos porcentajes, desde 2002 hasta 2013 que muestra la figura 3, parece que la reducción ha sido mayor en el gasto en farmacia de receta que en el gasto de personal. Lo comprobaremos en el siguiente apartado.

Evolución del gasto de personal y del gasto en farmacia de receta

La figura 4 muestra la evolución del gasto de personal y del gasto en farmacia de receta de las CCAA desde 2002 hasta 2013. Desde el máximo de 2009 (29.361,216 millones de “), el gasto de personal se recorta año tras año hasta llegar a los 26.132,907 millones de ” en 2013. Respecto de 2009, el recorte ha sido de 3.228,309 millones de “. Desde su máximo en 2010 (12.872,626 millones de “), el gasto en farmacia de receta se reduce año tras año hasta los 9.993,929 millones de ” en 2013. El recorte ha sido de 2.878,697 millones de ” respecto de 2010.

Evolución del gasto de personal en Atención Primaria y en Atención Especializada

La figura 5 muestra la evolución del gasto de personal en Atención Primaria y en Atención Especializada de las CCAA desde 2002 hasta 2013. Desde el máximo de 2009 (19.663,400 millones de “), el gasto de personal en Atención Especializada se recorta año tras año hasta llegar a los 17.672,942 millones de ” en 2013. Respecto de 2009, el recorte en 2013 ha sido de 1.990,458 millones de “. Desde el máximo de 2009 (7.563,238 millones de “), el gasto de personal en Atención Primaria se recorta año tras año hasta llegar a los 6.397,663 millones de ” en 2013. Respecto de 2009, el recorte en 2013 ha sido de 1.165,575 millones de “.

Crecimiento acumulado del gasto sanitario público, del gasto de personal y del gasto en farmacia de receta

La figura 6 muestra el crecimiento acumulado (Índice 2002=100) del gasto de personal (en Atención Primaria y en Atención Especializada), del gasto en farmacia de receta y del gasto sanitario público total en las CCAA desde 2002 hasta 2013. Desde las transferencias sanitarias de 2002 a las 10 CCAA que gestionaba el INSALUD, y en contra de los tópicos, el gasto en farmacia de receta creció mucho menos que el gasto sanitario público total y especialmente menos que el gasto de personal. Respecto de 2002, el gasto en farmacia de receta llega a máximos en 2010 tras crecer un acumulado del 59 por ciento, mientras que el gasto sanitario público llega a máximos en 2009 tras crecer, respecto de 2002, un acumulado del 86 por ciento. El gasto en personal de Atención Especializada crece un 101 por ciento y se duplica en 2009 respecto de 2002, mientras que el gasto en personal de Atención Primaria crece respecto de 2002 un acumulado del 92 por ciento. En relación a su máximo en 2009, en 2013 el gasto sanitario público de las CCAA se ha reducido un 11,9 por ciento. Respecto de sus respectivos máximos, el gasto en personal de Atención Especializada se ha reducido un 10,1 por ciento, el de personal de Atención Primaria un 15,4, y el gasto en farmacia de receta se ha recortado un 22,4 por ciento.

Conclusiones

Hasta 2013 se reduce proporcionalmente más el gasto en farmacia de receta que el gasto de personal, pero el montante de la reducción es mayor en el gasto de personal. Desde los máximos de 2010, el gasto en farmacia de receta se ha reducido un 22,4 por ciento. El gasto de personal se ha reducido un 11 por ciento desde los máximos de 2009. Sin embargo, y dado su mayor peso en el total del gasto, el montante de la reducción es mayor en el gasto de personal (3.228,309 millones de “) que en el gasto en farmacia de receta (2.878,697 millones de “).

Hasta 2013 se reduce proporcionalmente más el gasto de personal en Atención Primaria que el de Atención Especializada, pero el montante de la reducción es mayor en el gasto de personal de Atención Especializada. Desde los máximos de 2009, el gasto en personal de Especializada se ha reducido un 10,1 por ciento, pero el gasto de personal de Atención Primaria se ha reducido un 15,4 por ciento. Sin embargo, y dado su mayor peso en el total del gasto, el montante de la reducción es mayor en el gasto de personal de Atención Especializada (1.990,458 millones de “) que en el gasto de personal de Atención Primaria (1.165,575 millones de “).

Personal y medicamentos de receta son las dianas principales de los recortes. Desde máximos en 2009, el gasto sanitario público de las CCAA se redujo en 7.641,675 millones de ” en 2013: 3.228,309 millones se recortaron en personal y 2.862,310 millones en medicamentos de receta. Significa ello que el 80 por ciento (3.228,309 + 2.862,310 = 6.090,628 millones) del total recortado (7.641,675 millones) correspondió a “personal y farmacia de receta”, un binomio que representaba en 2009 el 65,6 por ciento del total del gasto sanitario público de las CCAA.

Gasto de personal: mal para Primaria antes de la crisis y peor después. Vemos como el gasto de personal de Atención Primaria se ha reducido durante los primeros años de la crisis un 52,2 por ciento más que lo que se ha reducido el gasto de personal de Atención Especializada. Pero no sólo eso. Durante los años previos de bonanza también creció más el gasto de personal en especializada que el gasto de personal en Atención Primaria. Así, entre 2002 y 2009 el gasto de personal en Atención Especializada creció un 9,5 por ciento más que el de personal de Atención Primaria.

Más despidos y precariedad laboral en Atención Primaria que en especializada. La principal conclusión es evidente: durante los últimos años de bonanza creció un 9,5 por ciento más el gasto de personal en Atención Especializada mientras que durante los primeros años de crisis (hasta 2013) el gasto de personal de Atención Primaria se ha reducido un 52,2 por ciento más que el de personal de Atención Especializada. Puesto que las actuaciones durante la crisis sobre los salarios y sobre las reposición de vacantes han sido teóricamente idénticas en Atención Primaria y en Especializada, no queda otra que concluir que el despido (la no continuidad de contratos a personal temporal) y la precariedad laboral (contratos por días e incluso por horas) han sido mucho más intensos en Atención Primaria que en Atención Especializada desde 2009 hasta 2013. Nada hace pensar que la tendencia a recortar más el gasto de personal de Atención Primaria que el de Atención Especializada haya cambiado desde 2013 hasta hoy.