E.P.- La Conselleria de Sanidad de la Generalitat de Cataluña aprobará en "los próximos días" una normativa que obligará a que todos los fármacos superen estudios de eficacia una vez aprobados para entrar en el mercado, según ha informado el director general de Recursos Sanitarios, Eugeni Sedano. La orden catalana se adaptará al Real Decreto que regula los estudios de post-autorización de medicamentos, aprobado el año pasado. Sedano ha defendido la necesidad de que Cataluña "despliegue una normativa específica", por el hecho de que la gestión en el ámbito de la Atención Primaria y de los hospitales" es muy distinta al de otras autonomías, como Andalucía". Los servicios sanitarios en Cataluña "se gestionan desde diversas empresas como el Instituto Catalán de la Salud y las patronales Unión Catalana de Hospitales y Consorcio Hospitalario de Cataluña", ha recordado.

El director general de Recursos Sanitarios de la Generalitat ha participado en la III Jornada sobre Estudios post-autorización de medicamentos organizado por la Fundación Oficina Técnica Internacional de Medicamentos España (OTIME). En el debate han participado representantes del Ministerio de Sanidad y de la industria farmacéutica. Estos estudios, posteriores a la autorización de los medicamentos, pretenden garantizar "la eficacia" de dichos productos en la práctica clínica, puntualizó el presidente del Comité de Seguridad de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Española del Medicamento, Alfonso Moreno. Los ensayos clínicos que los fármacos deben superar para ser aprobados parten de "protocolos muy rígidos" donde "se seleccionan a pacientes sin ninguna otra patología y con unas características muy específicas", aseguró Moreno. Los estudios post-autorización permitirán "ver como se comporta esta medicación en su aplicación clínica diaria, con pacientes que tienen varias patologías y que reciben también otros fármacos", añadió.

Necesidad de unas directrices básicas, según Farmaindustria

Por su parte, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, pidió a las Comunidades Autónomas, que actualmente gestionan este tipo de estudios, "que se rijan por unas directrices básicas". En este sentido, aseguró que dichos estudios "deben ser homogéneos en las 17 Comunidades Autónomas para evitar desplifarros y dificultades" para la industria farmacéutica.

Arnés alertó sobre el riesgo de "no hacerlo bien" y que la inversión de la industria farmacéutica para impulsar estos estudios "se desplace a otros países", con lo que "se perdería un valor económico añadido", precisó. Este representante de la patronal farmacéutica aseguró que, por su parte, la industria farmacéutica "será transparente" en cuanto a la financiación de dichos estudios. Según Arnés, la industria farmacéutica "buscará a través de estos ensayos post-autorización impulsar la formación de los profesionales, facilitando un mayor conocimiento de los fármacos" y huir así del riesgo de que estos estudios resulten un instrumento de promoción "encubierta".