Investigadores del Cedars-Sinai (Estados Unidos) han descubierto que los antibióticos tienen efectos específicos según el sexo en la composición del microbioma intestinal de las ratas de laboratorio macho y hembra.

Los hallazgos, publicados en la revista científica ‘Frontiers in Microbiology’, podrían tener implicaciones para el uso de los medicamentos en humanos para tratar o prevenir infecciones bacterianas.

"Descubrimos que la administración modelos experimentales de un cóctel de antibióticos con múltiples fármacos provocaba cambios significativos y específicos por sexo tanto en las heces, o intestino grueso, como en el intestino delgado. Por ejemplo, se observó una mayor pérdida de la diversidad de los microbios tanto en las heces como en el intestino delgado en los machos que en las hembras", explica el doctor Ruchi Mathur, investigador principal del estudio.

Cambios en la diversidad del microbioma intestinal

Los cambios en la diversidad del microbioma intestinal podrían tener un impacto negativo. Estudios anteriores sobre la salud intestinal han demostrado que la diversidad microbiana general promueve la vitalidad y la resistencia, lo que a menudo hace que el intestino sea más saludable.

En esta investigación, los investigadores compararon la composición de la microbiota intestinal de los individuos macho y hembra antes, durante y después del tratamiento con antibióticos de amplio espectro, como vancomicina, ampicilina, metronidazol y neomicina.

Algunos estudios han identificado efectos específicos de los antibióticos en el microbioma del intestino grueso (heces) en ratones. Pero los investigadores del Cedars-Sinai destacan que este es el primer estudio que examina también los cambios en el microbioma del intestino delgado inducidos por los antibióticos y que además utiliza ratas macho y hembra que no tenían diferencias significativas en la composición del microbioma antes del tratamiento.

Extrapolación al ser humano

Los investigadores afirman que si estos resultados son válidos para los seres humanos, la investigación podría tener implicaciones para la forma en que se prescriben los antibióticos.

"El sexo es una variable biológica y, como cualquier variable, debe tenerse en cuenta en la investigación básica y médica. Actualmente, tenemos en cuenta factores como la función renal y el peso a la hora de dosificar los medicamentos para los pacientes. En función de los resultados de nuevas investigaciones, concretamente en humanos, el sexo de los pacientes podría ser algún día una consideración importante a la hora de prescribir antibióticos", remacha Mathur.