En España hay entre 500.000 y 900.000 pacientes con andropausia y diabetes. También un porcentaje importante de pacientes en la etapa de la menopausia con diabetes. A este respecto, Carlos Balmori Boticario, urólogo especialista en Medicina Sexual, ha participado en una mesa redonda organizada conjuntamente por la Sociedad Española de Diabetes (SED) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En la misma se ha llegado a la conclusión de que la andropausia en el varón con diabetes no presenta importantes rasgos diferenciales. Sin embargo, se advierten algunos aspectos significativos a tener en cuenta. “En el diabético de larga evolución, los problemas vasculares y neuropáticos afectan a la capacidad de erección. Mientras, su disminución o interés por la actividad sexual no es tan acentuado o no suele presentarse antes de la propia disfunción”, según el experto.

Asimismo, existe una relación estrecha entre la andropausia y la diabetes. La afectación que producen ambas entidades incide en el eje hipotálamo-hipofisario y en el testículo. Por ello, sus efectos son, en ocasiones, superponibles y, en otras, sumativos. Así, Carlos Balmori ha recalcado la importancia de “conocer los procesos fisiopatológicos comunes entre diabetes tipo 2 e hipogonadismo de inicio tardío”. También ha subrayado que “el tratamiento y control de cada una de estas entidades mejora la otra”. En este sentido, de ser necesario, el uso de testosterona es beneficioso y seguro.

Menopausia con diabetes

Además del caso del varón con andropausia, se ha analizado la situación de las mujeres en menopausia con diabetes. Sobre esta cuestión daba más información Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara, del departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Granada. El experto destacaba que hay un porcentaje de mujeres, cercano al 20-25 por ciento, que necesitan ayuda médica por la intensidad de su sintomatología. En este aspecto no se aprecian diferencias significativas entre la mujer con menopausia con diabetes controlada o sin diabetes.

La principal conclusión era que no hay razón para que la mujer que esté tomando THM lo deje de hacer o disminuya su dosis por el hecho de tener diabetes. Al contrario, algunos parámetros cardiometabólicos mejoran usando THM.