Nerea Garay,Vitoria.- El Gobierno vasco ha aprobado el decreto de normalización del uso del euskera en Osakidetza- Servicio Vasco de Salud (SVS), una iniciativa "de la máxima importancia dentro del proceso general de normalización de nuestra lengua en el ámbito de la Administración Vasca", ha asegurado el consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Gabriel Inclán.

El decreto se encuadra dentro del marco general regulado por Ley en el artículo 28 de la Ley de Ordenación Sanitaria de Euskadi de 1997 donde se dispone que Osakidetza ha de establecer un Plan específico de normalización de "nuestra lengua que atienda a la complejidad de una organización que cuenta con más de 22.000 trabajadores y que tiene la peculiaridad de estar orientada, fundamentalmente y prioritariamente, al cuidado de la salud y a la asistencia sanitaria", explicó Inclán en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno celebrado en Vitoria.

Este "Plan de Euskera de Osakidetza", tal y como se determina en su artículo 1, tiene como finalidad "la progresiva incorporación del euskera tanto a las relaciones orales y escritas que, con carácter habitual, Osakidetza mantiene con la población en la prestación de servicios sanitarios como a la totalidad de los procesos que como Ente Público conforman su actividad".

El Plan, con una vigencia de seis años, será aprobado por el Consejo de Administración de Osakidetza una vez sometido a consulta de las organizaciones sindicales sanitarias y evaluado a los tres y seis años para determinar su grado de cumplimiento y establecer las directrices del siguiente Plan.

En cuanto al ámbito de aplicación, el decreto establecer tres: la atención primaria, la atención especializada y los servicios administrativos y generales. "En cada uno de ellos, se subdividen, también, áreas más específicas de actuación". La norma sitúa la Atención Primaria en el primer grado de prioridad, "y lo hace en función de la inmediatez del acceso, de la frecuencia de su uso y de su imbricación en la vida familiar y local que caracteriza estos servicios asistenciales".

En el segundo nivel de prioridad se encuentra la Atención Especializada, donde se contemplan específicamente las urgencias pediátricas, las áreas de atención al cliente, las unidades de enfermería de plantas de hospitalización y las urgencias permanentes. "Por último, en el tercer nivel de prioridad situaremos los servicios administrativos y generales. No obstante "ha resaltado Gabriel Inclán" si bien se establecerá este orden de prioridades, el proceso de normalización se desarrollará simultáneamente en los tres ámbitos".

Aspectos novedosos de la norma

El consejero de Sanidad vasco quiso resaltar, además, dos aspectos novedosos e importantes del contenido del Decreto que se determinan después de analizar otros factores de la realidad lingüística y demográfica. "Por una parte se habilitan medidas concretas para que la población bilingüe pueda ejercer una opción de relación en euskera, incluso en zonas con un porcentaje bajo de ciudadanos bilingües pudiendo, para ello, elegir médico o pediatra en un centro distintos al que le corresponda".

Asimismo, el texto tiene en cuenta el hecho de que la población infantil es mayoritariamente bilingüe, independientemente de la zona sociolingüística en que resida, y determina un trato preferente a la hora de fijar prioridades a los servicios sanitarios relacionados con esta población.

"Otro de los aspectos importantes del Decreto, ha añadido Inclán, es la determinación de una serie de pautas del uso de las lenguas oficiales tanto para la comunicación oral como para la escrita o la que se produce entre las Administraciones Públicas. "Estas pautas vienen determinadas por el hecho de que Osakidetza quiere concentrar los esfuerzos de su actuación en la instrumentalidad del euskera como lengua de servicio, motivada por el valor central que en el Ente otorga a la atención al cliente".

La última parte del Decreto está dedicada al establecimiento de los criterios para la asignación y aplicación de los perfiles lingüísticos, la determinación de las fechas de preceptividad de los diferentes puestos de trabajo así como los procedimientos para la acreditación de dichos perfiles y el régimen de exención de los mismos.