La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, ha rechazado que se hayan producido recortes en Osakidetza  o se haya dado un “desmantelamiento”. Según ha argumentado, lo que se producen en ocasiones son “reorganizaciones” que siempre se deben dar. En esta línea, ha incidido en el hecho de haber realizado “más contratación que nunca, porque era necesario”. De esta forma, la consejera ha defendido que Osakidetza sigue siendo “la joya de la corona” y ha apostado por “cuidarla”.

"Tenemos en marcha una Oferta Pública de Empleo de más de 3.300 plazas para mejorar la estabilidad de los trabajadores del sistema. Continuamos avanzando en nuevas tecnologías… El presupuesto de Osakidetza lleva dos años subiendo y gastamos casi 1.990 euros por habitante", ha relatado como ejemplos.

En cuanto a la pandemia, Gotzone Sagardui ha valorado que a lo largo de toda la pandemia “en ningún momento se ha dejado de atender a quien lo necesitaba, aunque sí se ha tenido que priorizar”.

Recortes en Osakidetza

Si bien la consejera no reconoce la existencia de recortes de Osakidetza, sí admite “dificultades para cubrir determinadas plazas”. A este respecto, argumenta que el problema no está por motivos presupuestarios, sino que dependen de otras cuestiones.

Respecto a la polémica surgida con el servicio de cirugía cardiaca del hospital de Basurto, Sagardui ha rechazado que se esté dejando de lado” el centro bilbaíno. De esta forma, planteaba que “quién puede pensar eso cuando existe el proyecto de Facultad de Ciencias de Salud que se va a desarrollar en el entorno y que tendrá efecto sobre la vida del hospital”.

Tras recordar que en Osakidetza se trabaja "en red", ha asegurado que "no va a desaparecer la cardiología de Basurto". Por el contrario, lo que sucederá es que “un número de técnicas de cirugía cardiaca compleja se van a realizar en otro centro de Osakidetza”, en referencia a Cruces.