El cáncer de próstata se posiciona a nivel mundial como la segunda causa de muerte por cáncer, únicamente precedido por el cáncer de pulmón. En México tiene una tasa de 30,6 por cada 100,000 habitantes, y la tasa de mortalidad que llega al 15.5 por 100.000 habitantes; se diagnostican entre 38 y 40 pacientes nuevos y, en promedio, 18 hombres pierden la vida por esta causa, explica el doctor Hugo A. Manzanilla García, urólogo Medico adscrito y Jefe de Área en el Servicio de Urología en el Hospital General de México, en entrevista con El Médico Interactivo México.

Factores de riesgo

Entre los factores de risgo se encuentra la edad, ya que a partir de los 40 años puede haber rastros microscópicos de cáncer de próstata y conforme pasan los años, el riesgo aumenta. Por otro lado, la raza, al ahberse demostrado que en los varones afroamericanos se presenta más y de forma más agresiva. También la alimentación es un factor, al existir pruebas de que los varones que consumen grasas polinsaturadas (alimentos fritos) tienen un mayor riesgo que aquellos que tienen una dieta rica en semillas. Por otro lado, la sexualidad, con evidencia que relaciona el cáncer de próstata con poca actividad sexual. Y finalmente, la herencia, ya que un familiar en la primera línea de ascendencia, como padres, tíos o abuelos, lo convierte en dos veces más propensos a desarrollar este tipo de cáncer.

Síntomas

Lo complicado de esta enfermedad es que en las primeras etapas no se observan síntomas debido al sitio en el que se encuentra la próstata, es decir, el cáncer podría tener más de la mitad de la glándula prostática afectada y el paciente podría no enterarse.

En el momento en que el varón presente una sintomatología por un crecimiento cancerígeno de la próstata, se observará una menor capacidad de retención de la orina, es decir, aumentará el número de veces que acuda a orinar, habrá un adelgazamiento del chorro de orina y una pérdida de presión considerable, además de un vaciamiento interrumpido y puede gotear al término. Se puede observar también pérdida de peso

Diagnóstico – Prevención

La única solución para evitar descubrir el cáncer en etapas avanzadas es acudir al menos una vez al año a revisión en exploración física, pudiendo hallar a tiempo cualquier cambio en la consistencia de la próstata y elaborarse un estudio de antígeno prostático e imágenes ultrasónicas para asegurar su diagnóstico.

Aún en el siglo XXI se produce cierto tabú sobre perder la masculinidad al acceder al tacto rectal, lo cual es completamente falso y evita el diagnóstico temprano y reduce las posibilidades de tratamiento.

Líneas de tratamiento

Siete de cada 10 pacientes diagnosticados con cáncer de próstata se encuentran en etapa tardía y se pueden dividir en tres grupos:

En primer lugar, cuando se encuentra encapsulado en la glándula: se puede dar la opción de practicar una prostectomía radical. En segundo, cuando se encuentra alrededor de los órganos que rodean la próstata y otros ganglios: la opción terapéutica es la radioterapia externa a través de aceleradores lineales sin riesgo y se puede aumentar una terapia hormonal. Por último, los pacientes con etapas más avanzadas con signos de metástasis: tratados con terapia hormonal para controlar la enfermedad y detener su avance.

La Asociación Mexicana de la Lucha Contra el Cáncer, Salvati, la Academia Mexicana de Urología, Red y otras organizaciones han sido un pilar importante en la integración de esta enfermedad dentro del plan de salud para establecer una estrategia nacional contra el cáncer de próstata. Además que se ha decretado el 29 de noviembre como el Primer Día Nacional Contra el Cáncer de Próstata.