Así lo ha manifestado Isabel Sánchez, director médico de Grünenthal Pharma, para quien “el tema del dolor es un problema de salud aún sin resolver”. De hecho, según se desprende de los datos aportados y presentados en rueda de prensa, el dolor es “síntoma y enfermedad”, como asegura Sánchez, y es un grave problema sanitario que padecen más de seis millones de españoles.

Concretamente, según un estudio epidemiológico realizado a más de 50.000 pacientes de 16 países de la UE, la prevalencia del dolor en Europa se refleja en que 1 de cada 5 pacientes manifiesta tener dolor, y si lo disgregamos en leve, moderado y severo, el 80 por ciento confiesa sufrir un dolor moderado y severo. En España, el mismo estudio muestra que 1 de cada 5 pacientes presenta dolor crónico, con comorbilidad añadida de ansiedad o depresión.

Además, la Dra. Sánchez ha insistido en que el dolor repercute de forma muy negativa en la calidad de vida de los pacientes y representa una carga económica considerable para el sistema sanitario, entre otros, por los costes derivados del tratamiento en sí mismo, los derivados de la automedicación y los que tienen que ver con el manejo de los efectos adversos derivados del tratamiento con opioides.

Por lo que se refiere al tratamiento farmacológico del dolor crónico intenso, Sánchez ha afirmado que en el actualidad es ineficiente, debido a la dificultad de mantener el equilibrio entre un adecuado alivio del dolor y una tolerabilidad aceptable. De hecho, tal y como ha señalado, “España difiere de lo que se hace en el resto de Europa en lo que se refiere al tratamiento con opioides”, asegurando además que los tratamientos no cubren suficientemente el dolor y que la totalidad de los pacientes manifiesta no haber sido abordados correctamente y no tener alivio del mismo.

Es lo que se conoce como “círculo vicioso”, o falta de balance entre eficacia y seguridad, que frecuentemente tiene como consecuencia la interrupción del tratamiento porque los pacientes con dolor crónico abandonan más frecuentemente su tratamiento con opioides debido a los efectos adversos que por falta de eficacia.

La primera innovación terapéutica desde hace 25 años

En este contexto, nace Palexia, una novedad terapéutica que ha demostrado eficacia en el dolor crónico intenso, ya sea de origen nociceptivo o neuropático, y que viene de la mano de Grünenthal. Su principio activo, Tapentadol retard, es la primera entidad molecular desarrollada para el tratamiento del dolor crónico intenso presentada en el mercado desde hace más de 25 años, así como representante de una nueva generación de analgésicos de acción central denominada MOR (agonista del receptor µ-opioide) y NRI (inhibidor de la recaptación de la noradrenalina).

Tal y como han explicado los expertos, Palexia combina dos mecanismos de acción en una misma molécula, es decir, se basa en un mecanismo de acción dual y sinérgico (MOR-NRI) que proporciona una eficacia comparable a la de los opioides potentes clásicos como oxicodona, pero con un mejor perfil de tolerabilidad y seguridad comprobado y una menor incidencia de reacciones adversas que llevan a una menor tasa de interrupciones de tratamientos y permite a los pacientes un mejor cumplimiento terapéutico.

“La suma de la inhibición de la recaptación de la noradrenalina al agonismo µ produce un efecto ahorrador opioide, es decir, se conserva la eficacia analgésica reduciendo los efectos adversos relacionados habitualmente con los opioides potentes clásicos”, explica Guillermo Castillo, director general de Grünenthal, quien ha asegurado además que este fármaco es una “apuesta de futuro” y una nueva forma de abordaje del dolor en la que llevan trabajando más de 17 años.

Así pues, los resultados de numerosos estudios demuestran que Palexia retard es eficaz en dolor nociceptivo y en dolor neuropático, como se ha demostrado en modelos preclínicos y estudios clínicos en indicaciones de dolor crónico intenso como el dolor lumbar crónico, la artrosis de rodilla o la polineuropatía diabética.

Además, los expertos han asegurado que el riesgo de interacciones medicamentosas con el tratamiento con Palexia “es bajo”.

En este sentido, según la Dra. Sánchez, “su farmacología abre las puertas a una nueva clase de fármacos más eficaces y seguros”.

Falta formación sobre el abordaje del dolor

Al ser preguntada la Dra. Sánchez por cómo se aborda el dolor en Atención Primaria en España, ésta ha asegurado que “hay falta de formación por lo que se refiere al dolor”, asegurando que el estudiante de Medicina no recibe formación específica sobre el dolor en la universidad. “Un problema aún sin resolver”, como comenta, que empieza a ser tenido en cuenta en facultades de Medicina como las de Salamanca o Cádiz.

Por lo que se refiere al médico en ejercicio, Sánchez apunta que también se detectan problemas por la falta de conocimiento que existe sobre su fisiopatología, y añade que en AP se usan fármacos inadecuados y los médicos “no se atreven” con los analgésicos de acción central por los “mitos” que giran en torno a ellos, asegurando que siempre se quedan en el primer escalón del manejo del dolor, recetando AINEs y paracetamol.

Por último, Guillermo Castillo, director general de Grünenthal, ha manifestado su “sorpresa” por la ruptura del pacto de estabilidad del mercado farmacéutico, concretamente, por las medidas acordadas por el Estado para que este sector contribuya a reducir el déficit público, asegurando que “no se puede rascar más a un sector que da mucho”.