E.P.- El Grupo Español para el Estudio del Dolor Odontológico (GEEDO) va a poner en marcha el próximo mes de noviembre, el estudio ODONTO, que evaluará de forma científica y multicéntrica, el perfil del dolor odontológico en España, y para descubrir las deficiencias sociosanitarias en la salud bucal de los españoles y conocer la situación "real" en las consultas del dentista, a través de la respuestas de 6.000 pacientes . En la presentación de esta inminente investigación los estomatólogos han criticado la falta de atención de las Autoridades sanitarias a la Odontología, a la que han calificado como la "Cenicienta" de la salud.

En este sentido el doctor José Luis Gutiérrez, jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, ha señalado que "nunca se han aplicado controles de calidad ni se ha vigilado tanto la asistencia como en otros ámbitos sanitarios". A pesar de todo, ha incidido en que "España tiene una asistencia de calidad teniendo en cuenta el volumen de dentistas que hay", aunque manifestaron que esta "situación empieza a cambiar".

Este estudio, patrocinado por Laboratorios Inibsa, en el que participarán mil expertos, se analizarán a tres tipos de pacientes con dolor, es decir, los que acuden a la consulta por el propio dolor, los que lo padecen debido al tratamiento o los que lo sufren como resultados de la "incorrecta" actuación del profesional. En definitiva, se pretende desarrollar protocolos de práctica clínica o guías que puedan servir para homogeneizar la prevención y el tratamiento de este tipo de dolor.

Según ha añadido el doctor Gutiérrez, "el dolor es la principal causa para acudir al odontólogo", sin embargo "muchas veces no se va al dentista por miedo al dolor". En este sentido, el citado estomatólogo, aseguró que en este ámbito sanitario "también es importante el diagnóstico precoz de las posibles complicaciones de la boca, para evitar futuros daños". En España, por tradición cultural, el dolor de muelas "es el que más se tolera", constatándose que además hay un elevado índice de autoconsumo de calmantes. "Si el dolor se maneja mal, y no se investigan sus causas adecuadamente, se pueden desencadenar problemas aún más graves", según ha indicado el experto.