Con motivo de la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antimicrobianos, se ha dado a conocer el último análisis del Observatorio de Tendencias Cofares: “Uso y abuso de antibióticos: el peligro de la resistencia bacteriana”. Según el mismo, seis de cada diez españoles (60,1 por ciento) guardan los antibióticos que les sobran de un tratamiento para poder utilizarlos en caso de urgencia.

Esta conclusión pone de manifiesto un mal uso de este tipo de fármacos. Los antibióticos únicamente deben tomarse con prescripción médica para evitar resistencias bacterianas. De hecho, según este estudio, cerca de un tercio de la población española (32,1 por ciento) desconoce lo que es la resistencia bacteriana a los antibióticos. En paralelo, preguntados sobre el impacto, un porcentaje similar (34 por ciento) le resta importancia y no considera que sea un problema grave. En cambio, un 66,1 por ciento considera que se trata de un problema serio de Salud Púbica.

¿Se ha habituado el organismo a los antibióticos? 

En lo que respecta a la percepción que la población tiene sobre la resistencia, el 23,7 por ciento de los encuestados considera que el antibiótico no le hace el mismo efecto que antes. De entre ellos, la mayoría opina que esto se debe a que su cuerpo está habituado (47,5 por ciento). También a que los antibióticos actuales no están preparados para hacer frente a las nuevas bacterias (37,8 por ciento). El 14,7 por ciento restante de los que creen que los antibióticos no les hacen el mismo efecto reconoce que no los toma siguiendo la pauta estricta de su médico y/o farmacéutico.

Asimismo, el análisis refleja que casi la mitad de los españoles (45,8 por ciento) los ha consumido en los últimos seis meses. La población más joven es la que señala haberlo hecho en mayor porcentaje (61,6 por ciento).

 Por último, en cuanto a la demanda acumulada de medicamentos antibióticos, se puede comprobar una disminución del 3,8 por ciento en volumen de unidades respecto a los niveles prepandémicos. Son Aragón (9 por ciento), Andalucía (5 por ciento), Cataluña (3 por ciento) y la Comunidad Valenciana (3 por ciento) las comunidades autónomas con mayor demanda de este tipo de fármacos.  En este sentido, Castilla-La Mancha ha alcanzado los niveles prepandémicos. El resto de las comunidades siguen estando aún por debajo. Eso sí, el equipo de análisis del observatorio prevé que, en caso de mantenerse esta tendencia, se alcanzarán en los próximos meses los niveles de consumo de antibióticos previos a la pandemia.