Guía para vigilar variantes genéticas de la COVID-19. Con el objetivo de vigilar la posible aparición y circulación de nuevas variantes genéticas de la COVID-19, la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta ha aprobado un protocolo de Integración de la Secuenciación Genómica en la Vigilancia del SARS-CoV-2. Esta Ponencia depende de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial. La guía se llama‘Integración de la secuenciación genómica en la vigilancia del SARS-CoV’.

La Ponencia de Alertas del Ministerio de Sanidad ha colaborado con el Instituto de Salud Carlos III. El resultado ha sido una guía para trabajar en la determinación de la incidencia de las variantes genéticas del virus. También ha servido como identificación de nuevas variantes, que puedan ser de interés para la salud pública. Según sus responsables, el protocolo estará en permanente revisión en función de la evolución de la pandemia.

Según el Ministerio, “la aparición de variantes genéticas es algo normal en un virus”. La mayoría no proporciona una ventaja selectiva ni supone cambios que alteren su comportamiento o patrón de infección. Pueden darse casos en los que algunas variantes aumenten su transmisibilidad o virulencia. También pueden permitir al virus escapar a la acción de los anticuerpos neutralizantes generados tras una infección natural o la administración de una vacuna.

Por ello, es necesario “añadir la secuenciación genómica a la vigilancia epidemiológica del virus para el control de la pandemia”. El protocolo aprobado señala que, para integrar la secuenciación genómica en el sistema de vigilancia epidemiológica, se debe establecer una red de laboratorios que desarrolle las capacidades de secuenciación.

Variantes genéticas de la COVID-19

Esta red estará coordinada por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Centro Nacional de Microbiología del ISCIII. Este actuará como nodo central en lo referente a aspectos científico-técnicos relacionados con la secuenciación y la armonización de procedimientos.

El documento determina un procedimiento para la identificación y seguimiento de las variantes circulantes en España, y una metodología para que la información se integre en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica en España (SiViEs). Dicho sistema depende del Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII junto con el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas como parte de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE).

Además, se incluye una guía para la toma, envío y manejo de muestras. El documento se ha redactado en consonancia con las recomendaciones europeas e internacionales. El Centro Europeo para la Detección y el Control de Enfermedades ha propuesto medidas de salud pública para contener la transmisión comunitaria de variantes de interés.

El objetivo es realizar una detección precoz de la circulación de las variantes mediante secuenciación genómica en grupos diana. Asimismo, se pretende la determinación de la incidencia de casos de dichas variantes en la población. También se busca el seguimiento intensificado en personas con vínculos epidemiológicos conocidos en zonas con importante circulación de las variantes de interés. Se analizarán posibles restricciones de movimiento a estas zonas.