El tratamiento de base para tratar cualquier dislipemia es la estatina. Existen diversos grupos de pacientes que, por distintos factores, además de estatinas, tienen que recurrir a la doble terapia o terapia de combinación para alcanzar objetivos.

La asociación estatina y ezetimiba es la más utilizada por la eficacia y seguridad que ofrece debido al efecto sinérgico, al actuar ezetimiba sobre la absorción intestinal del colesterol.

Los pacientes con alto o muy alto riesgo cardiovascular, según las tablas SCORE, que no alcanzan cifras de control en monoterapia son los que más se benefician de dicha combinación.

Cifras objetivo

Estos pacientes, que presentan un alto riesgo cardiovascular por sumar varios factores de riesgo, tienen que mantener sus cifras de cLDL por debajo de 70mg/dl y los pacientes de muy alto riesgo cardiovascular tienen que situar sus cifras de cLDL por debajo de 50mg/dl. Con una estatina en monoterapia es complicado alcanzar dichos objetivos.

La evidencia confirma que los depósitos en la pared arterial de cLDL es el evento clave que desencadena la aterogénesis.

Evidencia científica

Diversos ensayos clínicos han demostrado que la adición de ezetmiba o inhibidores de la PCSK9 al tratamiento convencional con estatinas se asocia a una reducción del riesgo de eventos cardiovasculares, algo que se correlaciona directamente con la reducción de las cifras de cLDL.

Por ello, cuanto más baja es la concentración plasmática de cLDL menor es el riesgo de eventos cardiovasculares futuros.

Recomendaciones

De hecho, las guías de práctica clínica para el manejo de las dislipemias recomiendan añadir ezetimiba en pacientes que no alcanzan el objetivo de cLDL recomendado por su riesgo cardiovascular, a pesar de encontrarse bajo tratamiento con la dosis máxima de una estatina de alta potencia o la máxima dosis tolerada.

Por tanto, la combinación de estatina y ezetimiba es una opción a considerar en pacientes que no alcanzan el objetivo de cLDL recomendado.

Logros obtenidos

En el estudio IMPROVE-IT se comparó la administración de ezetimiba junto con simvastatina frente a simvastatina sola en pacientes que ya habían sufrido un síndrome coronario agudo, y que por tanto se clasifican como de muy alto riesgo cardiovascular.

La combinación se asoció a la reducción de casi un 7 % del objetivo combinado de muerte cardiovascular, evento coronario o ictus no fatal.

Beneficios de la combinación

Además, cuando se añadía ezetimiba se observó a una reducción más marcada de las cifras de cLDL, con un valor medio de 55mg/dl frente a un valor de 70mg/dl determinado en el grupo de tratamiento con simvastatina en monoterapia. Estos beneficios se consiguieron sin observarse un incremento de efectos secundarios.

Por tanto, los resultados del estudio IMPROVE-IT respaldan la idea de que disminuir las cifras de cLDL con otros fármacos además de las estatinas resulta beneficioso y no se asocia a más efectos adversos.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina Familiar Jonathan José Castillo Mejia, Elisa Comas Alcántara, Ruth Hernández Posada, Ernesto Enrique García Rodríguez, María Teresa Luna Zuloaga y Juan Abellán Cano, de Villena; José Ignacio Calles Romero, Oscar Rubio Gil, Antonio Martín del Cid, Manuel Ponce Bejarano y José Ignacio Diaz Robledo, de Huelva, y Jorge Rodríguez Garrido, Ricardo M. Héctor Sanz, Esther Mato Fondo y María A. Vidal Ruiz de Velasco, A Coruña.