E.P.- Fumar aumenta notablemente el riesgo de disfunción eréctil, según un nuevo estudio presentado ante la 43 Conferencia Anual de Epidemiología y Prevención de Enfermedades Cardiovasculares por investigadores de la Universidad Tulane de Salud Pública y Medicina Tropical de Nueva Orleáns (EE.UU.).

Los hombres que fuman más de 20 cigarrillos diarios registraron un 60 por ciento de riesgo de disfunción eréctil, en comparación con aquellos hombres que nunca fumaron. Los datos muestran un impacto proporcional a la dosis de cigarrillos consumidos: el riesgo era menor en aquellos hombres que fumaban menos, pero aún era mayor que el de los hombres que no fumaban.

El efecto de fumar siguió siendo significativo tras considerar otros factores que se sabe que afectan a la función eréctil, como la edad, la presión sanguínea, los niveles de colesterol, la diabetes y el índice de masa corporal. "Este no es el primer estudio que documenta una relación entre el hábito de fumar cigarrillos y la disfunción eréctil", indican los investigadores. Sin embargo, nuestro trabajo es único porque puede ajustar otros importantes factores relacionados con la disfunción eréctil como la presión sanguínea, el colesterol y la diabetes.

La disfunción eréctil a menudo se relaciona con la aterosclerosis o acumulación de placas que obstruyen el flujo de sangre por los vasos sanguíneos. Fumar es un factor de riesgo bien reconocido de la enfermedad cardiovascular y los estudios han demostrado que hay estrechos paralelismos y riesgos compartidos entre el hábito de fumar, las enfermedades coronarias, la aterosclerosis y la disfunción eréctil.

En el presente trabajo, los investigadores examinaron datos de 4.764 hombres chinos, involucrados en un estudio interasiático, un sondeo nacional examinando diferentes cuestiones relacionadas con la salud entre los años 2000 y 2001. En este sondeo se incluyeron preguntas sobre el actual estado de los encuestados en relación con el hábito de fumar y la historia y calidad de sus relaciones sexuales.

Todos los hombres dijeron haber mantenido relaciones sexuales en los últimos seis meses antes de ser entrevistados. Tras analizar estadísticamente las influencias de otros factores en la disfunción eréctil, los autores del presente trabajo observaron que los actuales fumadores registraban un 31 por ciento más riesgo de disfunción que aquellos que nunca habían fumado. La diferencia fue similar entre los exfumadores, que registraban un riesgo superior a los no fumadores de un 35 por ciento.