El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado el plan de vacunación contra la COVID-19 que se presentará en el Consejo de Ministros del martes. Por el momento, se sabe que se trata de una estrategia única para toda España, Así, contará con 13.000 puntos de vacunación para garantizar un “acceso equitativo a las vacunas” a través de la Atención Primaria.

Sánchez también ha adelantado que la campaña se pondrá en marcha en enero. Igualmente, ha recordado que cada año se vacuna en España de la gripe a 10 millones de personas. “El Sistema Nacional de Salud está preparado para lograr este objetivo”, ha subrayado Sánchez. Este año, en ocho semanas, se ha vacunado a 14 millones de personas de la gripe.

Sánchez ha recordado que la UE ya ha firmado cinco contratos para 1.200 millones de dosis ampliables. De los mismos, a España le van a corresponder el 10 por ciento de las dosis por el porcentaje de población. “Nuestro país será, junto con Alemania, el primer país de la UE en tener un plan completo de vacunación frente al COVID-19”.  Todo ello gracias a esta estrategia única y coordinada.

Estrategia única para toda España

Respecto a la estrategia única que aprobará el Consejo Interterritorial, también se pretende abordar la planificación conjunta para Navidad. Así, pese a que la situación epidemiológica va a ser distinta en los distintos territorios, Sánchez ha adelantado que va a pedir a los consejeros de Sanidad elaborar unas recomendaciones comunes.

“Nos moveremos entre deseos de estar acompañados y abrazarnos”, ha reconocido Sánchez. El presidente recuerda que se puede seguir conservando el “espíritu navideño” manteniendo el respeto a las normas sanitarias. El objetivo en estas festividades es “evitar una tercera ola”.

En cualquier caso, el presidente del Ejecutivo ha destacado que el Ministerio de Sanidad va a seguir trabajando semanalmente en la estrategia ya aprobada a nivel nacional para “doblegar la curva” de contagios en el país. España cuenta con un horizonte temporal de 6 meses, periodo que los expertos consideran “adecuado” para bajar a los 25 casos por 100.000 habitantes.