Actualmente, las personas que han mantenido contacto estrecho con una persona positiva por COVID-19 deben pasar una cuarentena de 14 días. Solo se realiza una prueba PCR en caso de mostrar sintomatología asociada. Sin embargo, Gobierno y Comunidades Autónomas han acordado cambiar este protocolo.

Así, se pasará a realizar una prueba PCR a todos los todos los contactos estrechos de personas confirmadas, hayan desarrollado o no síntomas.  El documento ya ha sido enviado a la Comisión de Salud Pública para su valoración.

Según las guías actuales, se consideran contactos estrechos los sanitarios, así como familiares, convivientes y compañeros de trabajo. Estos deben haber tenido contacto con una persona confirmada de COVID-19, desde 48 horas antes del inicio de síntomas y hasta el momento en el que el caso es aislado.

Contactos estrechos entre turistas

También se consideran contactos estrechos si han proporcionado cuidados al enfermo, han estado en el mismo lugar, a una distancia de menos de dos metros y durante más de 15 minutos, o han viajado en un medio de transporte público de largo recorrido.

De esta forma, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, explicaba en una entrevista en TV3, cuál será el protocolo en el caso de los turistas. En concreto, aclaraba que se deberá hacer una prueba PCR y una encuesta epidemiológica a todos sus contactos estrechos.

Además, Illa ha comentado que se les podrá obligar a hacerse la prueba en el caso de que se nieguen, si bien ha reconocido que hasta ahora ha habido colaboración.