E.P.- Un equipo de científicos japoneses informa, en la última edición de la revista Nature Genetics, que un receptor de las células gástricas, de una toxina producida por H.pylori, media las señales que derivan en ulceras.

Los hallazgos podrían tener implicaciones para el desarrollo de tratamientos. La proteína de H.pylori, VacA se ha apuntado como la responsable de la enfermedad. VacA se une a distintos receptores en las células del estómago para posibilitar el acceso a las células gástricas y causar daños.

Los autores del nuevo trabajo, pertenecientes al Instituto de Biología Básica de Okazaki (Japón), criaron ratones deficientes en uno de los receptores VacA, el receptor tipo Z de Ptprz. Mientras que 10 de cada 12 ratones han desarrollado úlceras al haberles sido introducido VacA, esto no ocurrió en ninguno de los ratones que carecieron de Ptprz.

VacA aún pudo introducirse en las células del estómago, probablemente por medio de otros receptores, pero sin Ptprz no pudo transmitir sus señales tóxicas para causar úlceras. Los especialistas señalan que, identificando las proteínas que median en la infección y enfermedad por Helicobacter pylori se puede contribuir al desarrollo de vacunas contra las úlceras gástricas.